Sabrina Ciaffoni, la alta pastelería cordobesa conquista Cañito Bazán

El establecimiento ofrece a diario servicio de brunch, así como elaboraciones saladas como croquetas o empanadillas artesanas

0

Sabrina Ciaffoni se hizo con el favor del público cordobés mucho antes de tener sede física donde hacer realidad sus sueños más dulces.

Durante el último año las imágenes de sus tartas de fondant y sus desayunos a domicilio de ensueño consiguieron que los cordobeses contaran las horas para que su pastelería artesana abriera sus puertas.

Desde el primer día, sus clientes aguardan pacientemente su turno para llevar a casa o degustar sus especialidades en su coqueto local, ubicado a la altura de la Calle Dolores Ibárruri, 29 con Cañito Bazán. Un espacio diáfano, de inspiración chic industrial al más puro estilo del Upper East Side neoyorkino.

Los productos de sus vitrinas son el reflejo de su bagaje internacional. No en vano, Sabrina Ciaffoni nació en Canadá, se crió en Argentina y tiene padre italiano.

El resultado de su formación y paladar cosmopolita son creaciones como las maicenitas con dulce de leche y coco caseros, los rollos de canela (de crema Lotus y galleta, chocolate blanco Oreo o Nutella), tortitas, gofres, donuts y, por supuesto, las tartas clásicas artesanas (red velvet, lemon pie, queso, chocolate, Lotus o zanahoria) ya sea en porciones o enteras.

La repostería más tradicional se revela en forma de galletas chips, palmeras, croissants, cupcake caramelo toffe y barras de chocolate; y brownie semi amargo y chips de chocolate.

Creaciones a la carta

Otros de sus productos estrella son los bowls de yogur. El cliente sólo tiene que elegir su base (yogur o acai), y el acompañamiento (a base de frutas, frutos secos y semillas).

Y es que en esta pastelería todo se puede personalizar al máximo, desde las tartas de fondant por encargo a la leche de las bebidas (almendra, avena, soja, entera, desnatada, semidesnatada o sin lactosa).

Su carta incluye hasta 17 variedades diferentes de café, comenzando por el clásico expresso y pasando por el caramel machiatto, capuccino (frío o caliente), café Kinder, machá o Nutella, entre otros.

La oferta la completan los zumos, y los batidos de frutas y smoothies.

Tampoco falta una amplia variedad de panes artesanos (rústico, lino, integral, mollete, multicereal y sin gluten) tanto para llevar a casa como para disfrutar allí mismo de un desayuno a base de tostadas.

Las hay para todos los gustos: con aceite, mantequilla, paté, sobrasada ibérica… o bien algunas más completas como la tostada de aguacate, rúcula, pavo con queso de cabra caramelizado; o la contundente tostada con revuelto de huevo, salmón fresco, aguacate y rúcula.

Y para quien no quiera decantarse sólo por bocados dulces o salados, lo mejor será que disfruten de su brunch. Una suerte de desayuno tardío disponible todos los días (desde las 11.30 a las 14:00 horas) y compuesto a base de zumo de naranja natural, café, brioche con bacon y huevo a baja temperatura o ensalada de mezclum, rúcula, pavo, queso fresco, tomate, nueces, miel-mostaza; y bowl de frutas.

Rocío Górriz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here