◉ Disfruta de todas las imágenes del musical de Ghost en el Gran Teatro de Córdoba aquí (enlace)

Un amor inolvidable, un amigo cuestionable y una muerte irreparable. Irremediable no sentir nostalgia al disfrutar del musical Ghost, aquella historia llevada a la gran pantalla y que fue la más taquillera en los 90. Un drama romántico que sigue cosechando éxitos a través de esta melódica y animada versión en el teatro.

Con todas las localidades agotadas para los cuatro días, el Gran Teatro de Córdoba se llena de un áurea misteriosa. El nombre del musical en mayúsculas, Ghost, sobre el fondo azul del telón se cubre por el humo que convierte el graderío en un espacio fantasmagórico, hasta que una voz en off asegura lo que esperan los asistentes: «El personaje de Sam será interpretado por David Bustamante«.

Desde ese momento hasta el final, los aplausos y los vítores no faltan. Sin duda, al protagonista de la velada le respalda un espectacular club de fans, sin embargo, aquel joven cántabro, que saltó a la fama en 2001 tras su participación en la primera edición de Operación triunfo, ya no es lo que era. Bustamante sigue en formación y lo de ser cantante se le queda corto, demostrando desparpajo sobre el escenario y su valía como actor.

Brillante también la voz y la interpretación de Ana Dachs en el personaje de la inigualable Molly. Sutil, tierna y enamorada, indubitadamente el papel de Molly tiene un gran peso. Dachs logra poner orden en el escenario y recordar que se trata de un drama, ha perdido al amor de su vida y las escenas lacrimosas no podían faltar.

La otra estrella del musical es Ela Ruiz, quien interpreta a Oda Mae Brown, “vidente, pitonisa y espiritista”. Su enigmático papel asegura el punto cómico e imprescindible de la historia. Entre risas y carcajadas contagiosas de algún espectador, sorprende que la puesta en escena sea tan fiel a la película, como cual Oda Mae llega al banco para tomar el cheque de diez millones de dólares y endosa un atuendo idéntico al del film.

Los trucos de magia vuelan, literalmente

Canciones imborrables que el público tararea, como no podía ser de otra forma, Unchained Melody; la escena del barro que no defrauda y unas dos horas de efectos especiales y trucos de magia que sorprenden y deja a los asistentes con la boca abierta: «¿Cómo lo han hecho?», se preguntan. He aquí la magia del teatro y actuar en directo.

Desde un primer momento asombra, cuando muere Sam y Bustamante se desdobla en dos cuerpos o cuando el protagonista consigue mover objetos y los pañuelos salen volando sobre las gradas, entre otros muchos momentos impactantes. Todo ello, trabajo del ilusionista italiano Paolo Carta que llena el lugar de lo sobrenatural y efectos extaordinarios.

Éxito cosechado también por parte la escenografía. Rápida, ágil y efectiva. Un loft de Brooklyn que se transforma en un banco en tan solo unos segundos, la Crosby Street (donde muere Sam) se convierte en un hospital, un vagón de metro que aparece de la nada, y la mítica escena en la 42º St. Station de Manhattan.

El musical, dirigido por Federico Bellone, ha recibido el Premio Broadway World Spain 2020 al Mejor Musical. Por el momento y «más allá del amor», Ghost, ya es un musical inolvidable para los cordobeses que se pusieron en un último momento en pie para elogiar el exitoso espectáculo.


Contenido relacionado