Isabel Ambrosio, portavoz del grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Córdoba, en una entrevista concedida a Insitu Diario hace balance de la gestión del alcalde y de los casi tres años de cogobierno de PP y CDs en Capitulares. Expone su gran interés por la sanidad pública, y la despoblación y sobre lo que le ha faltado al Gobierno Municipal para que Córdoba mejore su situación ante la crisis sanitaria producida por la Covid-19.

Fuera de cámara advierte de la tranquilidad que siente de haber hecho las cosas bien en su mandato como alcaldesa y por obtener la admiración de sus hijas por el trabajo realizado como política, a pesar de expresar que la conciliación familiar en la política es «complicada».

P. ¿Cómo evaluaría al Psoe de Córdoba como oposición?

R. A lo largo de estos casi tres años en los que el grupo socialista ha sido oposición y después del resultado obtenido en las elecciones municipales del 2019, en el que para nosotros como formación política fue uno de los años con mejor resultado en democracia, el segundo mejor, nos tocó, con toda la responsabilidad ser el líder de la oposición. Porque, es verdad que el sistema democrático establece que las alianzas, los pactos y los acuerdos, al final, son los que ponen a los gobiernos y no solo la voluntad de los ciudadanos.

Desde luego, hemos intentado en todo momento no perder la coherencia, el sentido de la responsabilidad con Córdoba y con los cordobeses que nos dieron su confianza. Por eso, nuestro modelo de oposición tenía que diferenciarse y hemos tratado de estar muy pegados al día a día, teniendo presencia en los barrios, manteniendo las relaciones con los agentes sociales y económicos, el empleo, la gestión de empresas. Puesto que, para nosotros es uno de los pilares de nuestro proyecto político y sobre todo en un mandato tan complicado, debido a la situación sanitaria provocada por la Covid-19.

Nos ha tocado estar a la altura de lo que pedía la ciudad y más allá de que fuésemos el grupo mayoritario en la oposición, cuando hemos tenido que llegar a acuerdos por el bien de la ciudad y de los cordobeses lo hemos hecho.

Siendo objetiva, creo que hemos ejercido una oposición responsable, en la que hemos practicado una política útil. La política que necesitan en estos momentos los cordobeses, teniendo altura de mira en el futuro y en el presente más inmediato de la ciudad.

«El Gobierno Municipal ha intentando que el Covid fuese esa manta que todo lo tapa«

Isabel Ambrosio. Foto: Miguel Valverde

P. ¿Cree que en estos casi dos años de pandemia las decisiones tomadas por el Gobierno Municipal han sido acertadas?

R. El Gobierno Municipal ha demostrado que no ha estado a la altura. Por un lado, en la confrontación del Gobierno de España y de Pedro Sánchez. No ha habido medida que haya tomado el Gobierno de España que no haya tenido un calificativo negativo por parte del señor Bellido.

Cuando a él le tocaba asumir sus responsabilidad y hacer sus tareas en la ciudad no los ha cumplido. No hay más que ver esas primeras semanas de confinamiento y la atención más inmediata que necesitaban los cordobeses, que era tener garantizado la alimentación. No se establecieron los mecanismos que desde el sistema público garantizase la necesidad de los cordobeses.

La misma responsabilidad que se debería haber tenido en asociaciones, colectivos, en las ONGs y que se tenia que haber tenido desde los servicios sociales del Ayuntamiento de Córdoba. Hemos ido a la retranca de lo que hacían otras ciudades. Solo y exclusivamente se han dedicado a la propaganda. Campañas continuas de la empresa Sadeco, diciendo que estaban desinfectando, estamos cuidando por usted, lo que no se correspondía con lo que necesitábamos en ese momento.

Con lo cual, el Gobierno Municipal no ha estado a la altura de lo que necesitaba esta ciudad. Además, en el presupuesto del año 2020 que es cuando llega el confinamiento y la pandemia se queda sin aprobar. No somos capaces de hacer que tomen conciencia de que el presupuesto se adapte a las necesidades. Tardaron muchísimo en aprobarlo y no se adecuaba a lo que necesitaba la ciudad.

No ha estado a la altura de los sectores económicos, que necesitaban una ayuda que a día de hoy siguen esperándo y que supuestamente eran para amortiguar los efectos de la crisis y de la pandemia.

Haciendo una valoración global, ha ido a remolque y ha intentando que el Covid fuese esa manta que todo lo tapa, en cuanto a capacidad de gestión y de los errores que se han cometido por parte del Gobierno Municipal.

El Covid ha sido una plataforma de confrontación con la que gana puntos en Génova y a nivel andaluz, y en la que desde luego, descuida su responsabilidad como alcalde de una ciudad tan importante como Córdoba.

P. ¿Qué opina de la gestión de Pedro Sánchez ante la crisis sanitaria?

R. El Gobierno de España y su presidente Pedro Sánchez ante una situación inesperada, para la que no había una guía, han sido responsables y muy consecuentes con lo que tocaba hacer en cada momento. Han sido generosos a la hora de tomar decisiones y de asumir responsabilidades, con ese concepto de la cogobernanza y las casi 17 conferencias que se han tenido a lo largo de este tiempo.

En esta situación todos tenemos la responsabilidad y la obligación de arrimar el hombro. Ante una situación de paralización económica, en el modelo de flexibilización y para evitar los daños, se ha recurrido a los ERTES. En el caso de Córdoba estamos hablando de cerca de 6.000 empresas que se han apoyado en ellas, 30.000 trabajadores y trabajadoras han podido acudir a un apoyo tan importante como ese. Han sido 61 millón de euros los que se han gastado en la provincia de Córdoba para evitar esos despidos. Creo que la toma de decisiones ha sido muy adecuada.

La situación llamaba a que la medida estrella fuese la vacunación y España tiene un nivel altísimo de vacunados y que además, ha dado su resultado. Cada uno de los procesos ha ido amortiguando esa situación de colapso y de caos que tenía la sanidad.

Pero, para evaluar definitivamente tendríamos que esperar un poco más, para saber en cuánto tiempo nos vamos a recuperar. Hasta ahora nos han dado una lección de que hay modelos y modelos gestión ante una crisis. El partido socialista ha apostado por una recuperación justa y en la que nadie se quede atrás. Además, hay que flexibilizar las medidas sobre el desempleo y hacer uso de las ayudas que se han dado a la Junta de Andalucía, otra cosa es cómo se han gestionado por las distintas Comunidades Autónomas.

Siempre quedará algo que se pueda mejorar, pero con carácter general ha sido una gestión que ha estado a la altura de las circunstancias.

P. Si las eleciones andaluzas se adelantasen que repercusión tendrían los resultados en Córdoba.

R. Andalucía ha sido una de las Comunidades Autónomas que ha peleado por tener su autonomía, incluso a la hora de convocar su proceso de elecciones. Aunque ahora con el Gobierno de Moreno Bonilla toda esa autonomía se ha perdido.

Están con el rabillo del ojo esperando saber lo que ocurre el 13 de febrero en la convocatoria de Castilla y León. Para saber si al Partido Popular le conviene o no adelantar elecciones.

Personalmente creo que los mandatos están para cumplirlos y las legislaturas están para acabarlas. Con lo cual, para adelantar procesos electorales hay que tener un porqué y aquí no hay ninguna justificación, más allá de los intereses del Partido Popular y de Moreno Bonilla.

Ante un adelanto electoral puedo decir que el Psoe está preparado. Ha hecho todas sus tareas. En cuanto al equipo, llevan muchos meses trabajando en un proyecto que hable de una recuperación justa. Con un proyecto de cohesión, social y de respeto, sin confrontación y crispación. Por lo cual, si Moreno Bonilla decide convocar elecciones, nosotros estamos preparados.

En cuanto al comportamiento de la provincia de Córdoba, esta es una sociedad inteligente, muy responsable y muy exigente creo que le va a dar un castigo a la política del Partido Popular.

Tenemos un sistema sanitario público de referencia y el Partido Popular en Andalucía no ha sido capaz de aprovecharlo. Las listas de espera, la incapacidad para que el servicio de salud responde pueda atender, la posibilidad de poder hacerte un test de antígenos o una PCR en el sistema sanitario, incluso tramitar una baja laboral es algo que estamos padeciendo todos los cordobeses y cordobeses.

«Tenemos un alcalde que vino a gobernar para todos y lo está haciendo para unos pocos y cada vez para menos»

P. ¿Cómo valora la petición de Vox en la que pide la disolución del Imtur?

R. Voy a ser más general en la respuesta. Lo que hemos visto a lo largo de estos tres años del Gobierno Municipal es a un alcalde que no ha ejercido como tal.

En el momento de más dificultad de la ciudad, que fue en el año 2020 y 2021, en plena crisis sanitaria y ante la necesidad de llegar a grandes acuerdos. El Psoe de Córdoba no tuvo problema en abstenerse para aprobar unos presupuestos que eran una herramienta fundamental y apoyar en las medidas que tenía que tomar el Ayuntamiento en ese momento tan difícilmente.

Todas las propuestas del Psoe de Córdoba fueron para sumar, para mejorar, para ayudar. Cuando uno llega a un acuerdo tiene la exigencia de cumplir ese acuerdo. Cuando ha llegado el momento de elaborar los presupuestos del 2022 y ver dónde estaban las oportunidades de llegar a un acuerdo con un Gobierno que está en debilidad, el partido del señor Bellido sabía que con el Psoe no podía contar. Puesto que no se puede incumplir, despreciar y volver a llamar a esa puerta.

Nuestra desconfianza es alta puesto que el señor Bellido no ha cumplido y su firma ha quedado en papel mojado. Ante esta la imposibilidad de llegar a grandes acuerdos que es lo que necesita esta ciudad el señor Bellido no tiene otro recorrido que echarse en los brazos de la ultraderecha.

Cuál es la diferencia, que la ultraderecha viene a restar, a poner condiciones que además no se entiende. Qué el sector turístico es fundamental para esta ciudad, nadie lo discute. Pero, tiene que tener capacidad para adaptarse, para estar a disposición del sector económico, que tiene que ser una gran pantalla eso no tiene duda. En lo que sí tengo mis dudas es que en la dirección del Imtur, el batallón de cargos que hay por delante, desde la propia concejala, hasta el coordinador, el director general, la gerente y todos los demás estén haciendo bien su trabajo. Pero, eso no se discute, ni se debate, ni se analiza. Vox lo que pide es liquidar y dilapidar el trabajo que se hace desde el Instituto Municipal de Turismo y Bellido lo acepta.

Las condiciones que plantea la ultraderecha Bellido las acepta, planteando su debilidad. Un alcalde que vino a gobernar para todos y está gobernando para unos pocos y cada vez para menos. Un alcalde que venía a mejorar la gestión y está incumpliendo el periodo medio de pago, los proveedores cobran más tarde que nunca.

Tres años de mandato y tres años de no ser capaces de llevar a cabo un presupuesto en tiempo y en forma y ya no hablo de la falta de transparencia. El alcalde venía a evitar polémicas y a lo largo de estos tres años no ha habido etapa en la política municipal más salpicada de escándalos, alguno de ellos que no han acabado, que continuan y que van a tener mucho recorrido en los juzgados.

Un alcalde que en ningún momento a puesto los intereses de Córdoba por delante de su partido. Lo ha demostrado con la Ronda del Marsupial, con la crispación y con los ataques al Gobierno de España. Es decir, un alcalde que va a pasar durante estos cuatro años sin despeinarse y sin hacer nada por esta ciudad. Quiere pasar de puntillas, que pasen los meses y donde tiene la excusa del Covid para tapar absolutamente todo.

Lo único que a aportado en este mandato ha sido la Base logística y el mérito lo tiene el Ayuntamiento de Córdoba en su conjunto, no solo el equipo de gobierno, el Ayuntamiento con todos sus grupos políticos y desde luego es una apuesta del Gobierno de España que Córdoba tenga la Base Logística.

Va a pasar como ese bien queda que no va a asumir ninguna responsabilidad. Aunque de todos los incumplimientos el que a mí más me duele es el que se le haya dado la espalda a los barrios. El nivel de suciedad es impresionante, iluminación deficiente en la gran mayoría, conflicto con el transporte municipal, abandonó de los proyectos que había para Palmeras, Moreras o el Barrio del Guadalquivir.