José Antonio Rodríguez: “Córdoba es la ciudad de la guitarra para el mundo entero”

José Antonio Rodríguez es uno de los artistas más demandados por los guitarristas, que en estas fechas se acercan a Córdoba para verle tocar

0

Como si de la previa de un partido se tratara, el artista vislumbra el Gran Teatro de Córdoba. Vacío por el momento, pendiente quizás de los últimos preparativos antes de que de comienzo el 40 Festival de la Guitarra de Córdoba. El guitarrista clava la mirada desde el escenario hasta el final de la sala. «Que maravilla de lugar», comenta. José Antonio Rodríguez (Córdoba, 1964) es uno de los maestros asiduos al Festival de la Guitarra. Desde hace muchos años es fiel a su cita con el apartado formativo del festival. Sus cursos siguen estando entre los más demandados por las decenas de jóvenes guitarristas que en estas fechas se acercan a Córdoba para verle tocar. Sin duda José Antonio Rodríguez ocupa uno de los lugares más altos en el escalafón de la guitarra en todo el mundo.

– ¿Cómo son los inicios de José Antonio Rodríguez con la guitarra?

Yo creo que de casualidad. No te sabría decir, pero si por mis padres. Mi relación con la guitarra es de cuando era pequeño. Mis padres para poder salir me dejaban con un vecino, curiosamente era guitarrista. Entonces pues el niño aquel se callaba mientras escuchaba la guitarra y ahí parece ser que empecé a interesarme por el instrumento.

– Premios, giras, ponencias, colaboraciones, festivales… usted ha hecho de todo en el mundo de la música. ¿Le queda algo por hacer?

Yo espero que me queden muchas cosas. Me queda mucho porque cada año que pasa, a pesar de que uno también se cansa, el cansancio se va rápido cuando haces algo nuevo. A mi me ha servido mucho cambiar radicalmente mi vida para cambiar mi música, y además me motiva. Los últimos años he vivido en diferentes sitios que han hecho que mi música sea diferente. Mi gusto persona siempre va de conocer otros estilos. Una cosa que he ganado fuera de mi tierra es tiempo. Tiempo para hacer algo diferente y poder mostrarlo.

José Antonio Rodríguez en el Gran Teatro de Córdoba. Foto: IMAE

– Ha vivido en Estados Unidos, en Los Ángeles. ¿El flamenco puede convivir con el llamado sueño americano?

Esa pregunta tiene varias respuestas. El sueño americano tal como lo conocemos, ya no existe. Desgraciadamente ya no es todo tan fácil, todo lo contrario. Y por otro lado, el flamenco puede convivir en cualquier parte del mundo. Si es verdad que no es un sitio fácil porque en Estados Unidos se conoce una parte del flamenco y una parte pequeña si sigue el flamenco que se hace ahora. Pero se quedaron anclados en muchos años atrás. La música de Sabicas, el estilo de Morón.. todo eso es muy apreciado en la parte de Los Ángeles. El flamenco que hacemos hoy día es todavía un gran desconocido a nivel general.

– Usted además es profesor de guitarra y seguro que sus alumnos aprenden muchísimo de usted, pero aprende José Antonio Rodríguez de sus alumnos?

Yo aprendo constantemente. De lo que escucho en la radio, de lo que oigo hablando, y de los alumnos. No solo se aprende de las virtudes. También se aprende de como solucionar errores. Somos una generación que hemos tenido un aprendizaje diferente. Cuando yo empezaba, cada uno tocaba a su manera y pregonaba su música según la entendía, hoy día eso ha cambiado. A mí me pone muy nervioso la docencia durante las primeras horas, pero luego es muy gratificante. Tu puedas ayudar enormemente a una persona a nivel técnico y armónico. Todo eso también te enseña a ti.

José Antonio Rodríguez en el Gran Teatro de Córdoba. Foto: IMAE

– Córdoba cuida mucho al flamenco y a la guitarra. ¿Es Córdoba realmente la ciudad de la guitarra?

Fuera de España hablan de Córdoba como la ciudad de la guitarra. Yo como cordobés, no lo siento así, tenemos esa forma de ser, que a lo nuestro le tenemos poco apego. Pero cuando sales de la frontera, evidentemente ves y sientes las cosas de otra manera. Y Córdoba es la ciudad de la guitarra para el mundo entero. En 2017 representé para Córdoba la Noche Blanca del Flamenco en toda la Costa Oeste y todo el mundo conocía la Noche Blanca y el Festival de la Guitarra. Yo creo que Córdoba es la ciudad de la guitarra igual que Austin, en Estados Unidos. Y como dice mi amigo, Miguel Poveda, es la ciudad de los guitarristas.

– En esta edición del festival va a presentar su último disco McCaden Place. ¿Le gusta presentar o enseñar su tierra en el extranjero?

Por supuesto. Además uno se siente orgulloso de donde es. Esta tierra marca mucho la personalidad. Los cordobeses tenemos un carácter muy específico y yo creo que soy muy cordobés por mi forma de ser. A mí me encanta. De hecho McCaden Place es una visión de un cordobés que ha vivido en la calle McCaden Place durante tres años. No quiero pensar como músico americano. Soy guitarrista flamenco cordobés que se va a Hollywood y está tres años y esa experiencia es la que quise reflejar.

– Estuvo en el primer festival de la guitarra de Córdoba. ¿Qué recuerdos tiene de aquella época?

Me acuerdo que venía de La Unión de Murcia con 17 años, y creo que había ganado un premio. Lo que sí recuerdo es que venía quemado de las manos, porque yo siempre he tenido los dedos muy blandos y me incomodaba mucho tocar, pero tenía tanta ilusión por tocar. Era mi segunda festival, el anterior había visto a Paco Peña que había traído a John Williams, a Benjamín Weber y yo decía: “¿qué hace esta gente en Córdoba tomándose una cerveza en el Patio del Potro?” y era una ilusión. Fue un concierto en la Posada del Potro abajo solo con música que yo empezaba a componer. Fíjate donde estamos cuarenta años después.

José Antonio Rodríguez en el Gran Teatro de Córdoba. Foto: IMAE

– ¿Cómo ha evolucionado el festival a lo largo de estos años?

Yo creo que ha evolucionado como cualquier otra cosa. Recuerdo los 80 que fue una explosión, estaban vivos grandísimos maestros y aquí se vio lo más grande de la guitarra durante varias generaciones. Otras veces han estado extranjeros, pero con mucha valía. Los cursos han cambiado de formato varias veces, pero los profesores que han pasado son envidiables. Es imposible superar esto. El músico avanza siempre que sea fiel a lo suyo. Necesitamos buenos guitarristas y buenas infraestructuras, que las tenemos. Lo único que se necesita es que la ciudad se vuelque.

-¿Qué referencias tiene el festival de la guitarra desde fuera? ¿Cómo se ve?

Yo en otros festivales como te decía antes, siempre me preguntan por el Festival de la Guitarra. Este año toca Yamandú Costa, la última vez que estuve con él fue en Australia y me preguntó por el festival, que él iba a venir y no pudo. El año pasado tampoco por la Covid-19 y este año por fin viene a dar un recital.

José Antonio Rodríguez en el Gran Teatro de Córdoba. Foto: IMAE

– ¿El cordobés es consciente de la importancia que tiene el festival de la guitarra?

Yo creo que sí, pero para contarlo. La gente sabe que cuarenta ediciones no es algo fácil. No conozco ningún festival relacionado con este tipo de música que dure cuarenta años. Muy difícil. Nos sentimos orgullosos pero creo que es un poco como el fútbol, mientras gana todos están contentos, cuando se pierde la gente ya no es de ese equipo. “Como cordobés me siento orgulloso pero no voy al teatro”, craso error. El festival se mantiene de ilusión y económicamente. Esto tiene que tener alegría y se hace a base de movimiento. A nadie le gusta tocar en un teatro medio vacío. Estamos en una tierra que se conoce mucho el flamenco pero en el que nos involucramos poco en ello.

Álvaro Castilla/Fotos y vídeo: Miguel Valverde y RAM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here