La Diputación aplaza la entrada en vigor de la ordenanza de sequía para resolver una alegación de última hora

Morales ha afirmado creer que es "una alegación dilatoria de la aplicación", ya que "si fueran muy importantes los motivos la hubiesen presentado un poquito antes"

Esteban Morales

La Diputación de Córdoba ha aplazado la entrada en vigor, prevista para este miércoles, de la ordenanza de la sequía publicada por la Empresa Provincial de Aguas de Córdoba (Emproacsa) que tiene como objetivo controlar el consumo de agua y promover su ahorro, todo ello después de que «una empresa que gestiona el abastecimiento en varios municipios» haya presentado una alegación «a última hora» este pasado martes.

Así lo ha explicado el portavoz del PSOE en la institución provincial y presidente de Emproacsa, Esteban Morales, en declaraciones a los periodistas previas a la celebración del Pleno provincial, detallando que dicha empresa ha alegado «una supuesta discriminación» al entender que «nos inmiscuimos en una competencia que pueden tener ellos y que castigamos sin que conozcamos la realidad» de los consumos domiciliarios de los municipios.

Además, la empresa, según ha continuado Morales, pone de ejemplo «un municipio en el que recientemente hemos incrementado» la dotación de agua, «incumpliendo esa deducción del diez por ciento, porque estaba atravesando una serie de necesidades» y «venían celebrando varias ferias y había una mayor demanda».

Tal y como recoge el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) del pasado día 8 de agosto, el Pleno provincial aprobó inicialmente la ordenanza reguladora de medidas excepcionales como consecuencia de la sequía y detalla que «en caso de no presentarse reclamaciones o sugerencias» en el plazo de 30 días de exposición pública «se entenderá definitivamente adoptado el acuerdo, hasta entonces provisional». En caso de no haber existido ninguna alegación la ordenanza habría entrado en vigor este miércoles.

Por ello, Morales ha afirmado creer que es «una alegación dilatoria de la aplicación», ya que «si fueran muy importantes los motivos la hubiesen presentado un poquito antes» y «no justo al finalizar el plazo de exposición pública». Esto «va a hacer que se retrase la entrada en vigor de la ordenanza, que tengamos que contestar esa alegación y luego aprobar de manera definitiva la ordenanza provincial», algo que «ocurrirá en el próximo Pleno y, de una manera ya definitiva, entrará en vigor», ha apostillado.