La Diputación y Facua renuevan su colaboración para la gestión de los Puntos de Información al Consumidor

En cuanto al perfil del consumidor que solicita asesoramiento en los PIC, se trata de una persona adulta de edad comprendida entre los 35 y mayor de 55 años

Diputación de Córdoba

La Diputación de Córdoba y la Asociación de Consumidores y Usuarios en Acción Facua Córdoba han renovado su acuerdo de colaboración para la prestación del servicio de Puntos de Información al Consumidor (PIC) en la provincia, un sistema alternativo de resolución de conflictos que cuenta con 35 puntos en la actualidad.

El presidente de la institución provincial, Antonio Ruiz, que ha estado acompañado por la delegada de Consumo en la institución provincial, Dolores Amo, ha recordado durante la firma que «la Red PIC tiene como finalidad dar información y orientación a los vecinos y vecinas de los municipios sobre temas de consumo«.

«Es una herramienta para proteger los derechos de la ciudadanía, para educar y formar en derechos y obligaciones en materia de consumo y, también, para orientar a las personas consumidoras a la hora de reclamar en materia de consumo», ha recordado Ruiz.

El presidente de la Diputación ha subrayado que «gracias a esta Red Provincial de Puntos, y al Sistema Arbitral de Consumo, estamos dotando a las personas consumidoras de nuestra provincia de mecanismos para proteger y garantizar sus derechos».

Esta Red PIC trabaja en colaboración con los ayuntamientos de los municipios donde se ubican los puntos. Así, estos facilitan sus instalaciones y difunden el servicio. En 2021, los puntos PIC llevaron a cabo 1.510 actuaciones (gestión de reclamaciones, consultas, información o mediaciones, entre otras). El 58,74 por ciento de las actuaciones fueron presenciales.

En cuanto al perfil del consumidor que solicita asesoramiento en los PIC, se trata de una persona adulta de edad comprendida entre los 35 y mayor de 55 años. Por sectores de actividad, los que más consultas y reclamaciones aglutinan son el eléctrico, el de las telecomunicaciones, los servicios bancarios y los seguros. Las reclamaciones del sector eléctrico han pasado de 263 a 404, lo que implica un incremento del 53,61 por ciento.