La GMU inicia la demolición de edificios que permitirá ampliar la Avenida de Trassierra

El proyecto cuenta con un presupuesto de algo más de 135.000 euros

Salvador Fuentes

El presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) de Córdoba, Salvador Fuentes, ha visitado este lunes la zona donde se han iniciado este mismo día los trabajos de demolición de diversos inmuebles que ejecuta el Ayuntamiento de la ciudad, a través de la GMU, que permitirán posteriormente ampliar la Avenida de Trassierra, con un presupuesto de algo más de 135.000 euros.

A este respecto, Fuentes ha explicado que la obra contempla la demolición de 5.268 metros cuadrados de edificios existentes, el correspondiente traslado y tratamiento de los residuos generados por un gestor autorizado, el desvío provisional de las instalaciones aéreas mediante postes de madera y grapeado por fachadas, y la a ejecución de 875 metros cuadrados de un acerado provisional, hasta la ejecución definitiva del nuevo tramo de avenida.

Las obras consisten en la demolición de los inmuebles expropiados situados entre las calles Río Nevalo, Portugal, Alfonso VII y Avenida de Trassierra, en virtud de las determinaciones urbanísticas contempladas en el sistema General Viario SGV MA-5 de la Carretera de Santa María de Trassierra, que son necesarias para la alineación y la prolongación de la citada avenida. Se tratan de dos núcleos de edificaciones separados por la calle Portugal.

Está previsto que se compaginarán y completarán los trabajos sobre cimentaciones con la ejecución de los elementos enterrados de las redes de saneamiento, drenaje o cualquier otra que precisase excavaciones, a la vez que se realizará el mencionado nuevo acerado, a base de solera de hormigón armado de diez centímetros de espesor, sobre capa de zahorra artificial compactada.

Una vez que se realice la demolición de los edificios se deberá proceder a los trabajos de formación y tratamiento de la medianería de los edificios anexos. También se realizarán los vallados de seguridad y cortes de calle necesarios, de acuerdo con el Departamento de Movilidad del Área de Seguridad del propio Ayuntamiento y, una vez terminados los trabajos, las compañías suministradoras, de electricidad y telefonía, entre otros, procederán a la recolocación de los cables, grapeados por la nueva fachada.