La Junta abre la convocatoria de ayudas para fomentar la contratación de personas con discapacidad

La delegada ha destacado que aunque se ha incrementado el número de personas con discapacidad ocupadas en los últimos cinco años, un 15%

Junta de Andalucía en Córdoba, María Dolores Gálvez

La delegada de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo de la Junta de Andalucía en Córdoba, María Dolores Gálvez, ha presentado este jueves la convocatoria de ayudas para fomentar la contratación de personas con discapacidad, que se pone en marcha con «siete líneas de ayudas».

En rueda de prensa, Gálvez ha explicado que cinco de dichas líneas están «dirigidas a la creación, mantenimiento y adaptación de puestos de trabajo, y las otras dos están dirigidas a la puesta en marcha de unidades de apoyo en centros especiales de empleo y a fomentar el tránsito de las personas con discapacidad desde el mercado protegido al sistema ordinario de trabajo».

Gálvez ha incidido en que la Junta es consciente «de la desventaja que afronta este colectivo en el mercado laboral. La mejor forma de inclusión social es a través de un empleo, y es por ello, que su integración sociolaboral es una prioridad hacia la que orientar recursos y esfuerzos«. En esta convocatoria, este programa de incentivos cuenta con un presupuesto de casi ocho millones de euros, para las siete líneas de ayuda en toda Andalucía.

La delegada ha destacado que aunque se ha incrementado el número de personas con discapacidad ocupadas en los últimos cinco años, un 15%, «su presencia en las empresas ordinarias es aún exigua, como también lo es su escasa participación en el mercado de trabajo, con baja tasa de actividad del 30%, frente al 74% general; o tasa de paro del 32%, superior en diez puntos a la general».

Por ello, según ha subrayado, «son tan necesarias estas ayudas, sobre todo en el ámbito de los CEE, espacios que proporcionan a las personas con diferentes capacidades un empleo productivo y remunerado adecuado a sus necesidades personales, con el objetivo de mejorar el tránsito desde el ámbito del empleo protegido al del empleo ordinario».

CREACIÓN Y ADAPTACIÓN

Las cinco primeras ayudas son las dirigidas a la creación, mantenimiento y adaptación de puestos de trabajo. Son por concurrencia no competitiva y tanto los Centros Especiales de Empleo como las empresas ordinarias tienen hasta el 20 de julio para solicitarlas. Se espera que beneficie a más de 2.300 personas con discapacidad en la provincia.

La primera de las cinco incluye una subvención de 12.021 euros para la formalización de contratos indefinidos, tanto a jornada completa como parcial. Además, se incentiva la transformación de contratos temporales en indefinidos siempre que supongan un incremento sobre la plantilla de referencia.

La segunda ayuda respalda el mantenimiento de los puestos de trabajo ocupados por personas con discapacidad durante el año 2022. La cuantía del incentivo equivale al 50% del Salario Mínimo Interprofesional por cada mes en el que el puesto se encuentre ocupado a tiempo completo. Esta es la línea que cuenta con mayor respaldo financiero en esta nueva convocatoria, con un total de 6,6 millones de euros.

Como novedad este año, estas subvenciones se incrementan hasta el 55 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) cuando la persona trabajadora se encuentre incluida en alguno de los siguientes grupos: personas con parálisis cerebral, personas con enfermedad mental o personas con discapacidad intelectual, incluidas las personas con trastornos del espectro del autismo, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 33%, y personas con discapacidad física o sensorial, con un grado de discapacidad reconocido igual o superior al 65%.

El tercer incentivo es una ayuda a la adaptación de puestos de trabajo y dotación de equipos de protección personal, dotada con 1.804 euros, y a la eliminación de barreras arquitectónicas (hasta el 80% del coste total, con un límite de 30.000 euros).

Estas tres ayudas están dirigidas a centros especiales de empleo, empresas que compatibilizan su función productiva con la de integración laboral de este colectivo y cuyas plantillas se componen, en al menos, un 70% por personas con discapacidad en grado igual o superior al 33%.

El cuarto y quinto incentivo se dirigen a las empresas ordinarias. Por un lado se incentiva con 4.750 euros cada nuevo contrato indefinido a jornada completa y con 3.907 euros la transformación de uno de duración determinada en indefinido, y por otro lado se incentiva con 901 euros la dotación de equipos de protección personal para evitar accidentes laborales y la eliminación de barreras y obstáculos que dificultan el trabajo de las personas con discapacidad.

UNIDADES DE APOYO

Las dos últimas líneas son por concurrencia competitiva y el plazo para solicitarlas es hasta el 17 de julio. Por un lado, esta la subvención dirigida a la creación y mantenimiento de equipos multiprofesionales que se integran en las unidades de apoyo de los centros especiales de empleo, encargadas de realizar las medidas de ajuste social y laboral que ayuden a superar las barreras o dificultades que estas personas tienen en el proceso de incorporación a un puesto de trabajo, así como la permanencia y progresión en el mismo.

La cuantía de la subvención es de 1.200 euros anuales por cada persona de trabajo atendida y con ella se financian los costes salariales y de Seguridad Social de las contrataciones de las personas que componen estas unidades de apoyo, por un período de 12 meses.

Por otro lado, la segunda es una ayuda para fomentar el tránsito de las personas con discapacidad desde el mercado protegido al sistema ordinario de trabajo en condiciones similares al resto de los trabajadores que desempeñan puestos equivalentes, facilitando con ello su adaptación social y laboral.

En este caso, la subvención está destinada a sufragar la contratación de preparadores laborales que realicen acciones de orientación y acompañamiento individualizado para facilitar esta adaptación a la empresa ordinaria.

La cuantía de la ayuda se establece en función del número de trabajadores atendidos y del tipo y grado de discapacidad, oscilando entre los 2.500 euros anuales por persona trabajadora con discapacidad física o sensorial a los 6.600 euros anuales en caso de persona con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual igual o superior al 65%.

Pueden solicitar estos incentivos los centros especiales de empleo, además de las asociaciones, fundaciones o entidades sin ánimo de lucro y las empresas del mercado de trabajo ordinario, incluidas los trabajadores autónomos.

Para encontrar más información sobre los distintos incentivos y acceder a los enlaces para descargar o presentar las solicitudes, puede consultarse a partir de mañana el área de la web de la Consejería de Empleo, Empresa y Trabajo, disponible en ‘https://lajunta.es/48llx‘.