La Junta señala que más de 460 empresas están obligadas a poner en marcha Planes de Igualdad

Herrador y Arroyo han explicado que "en 2019 el Gobierno central cambiaba la norma, que hasta entonces solo debían cumplir las compañías de más de 250 empleados"

Ángel Herrador y Lourdes Arroyo

El delegado de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades de la Junta de Andalucía en Córdoba, Ángel Herrador, y la asesora de programas del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Córdoba, Lourdes Arroyo, han informado este jueves sobre la obligatoriedad de elaborar Planes de Igualdad por parte de las empresas de más de 50 trabajadores, siendo más de 460 empresas de la provincia las que deben ponerlos en marcha.

En rueda de prensa, Herrador y Arroyo han explicado que «en 2019 el Gobierno central cambiaba la norma, que hasta entonces solo debían cumplir las compañías de más de 250 empleados«, y con ese cambio se abrió un periodo escalonado de adaptación: las empresas de 150 a 250 personas trabajadoras tenían un año (2020); las de 100 a 150 personas en su plantilla dos años (hasta 2021), y por último se fijaron tres años para las empresas con entre 50 y 100 personas trabajadoras, y este plazo cumple el próximo 7 de marzo.

Herrador ha aclarado que la intención de la rueda de prensa «no es poner el foco en el tema sancionador, que también, sino principalmente en recordar, incidir y fomentar la necesidad de la puesta en marcha de estos planes de igualdad que buscan identificar los retos en este ámbito en los centros de trabajo mediante un diagnóstico, como puede ser la brecha salarial o el llamado ‘techo de cristal’, y ponerles solución a través de medidas concretas». En la provincia están afectadas por esta norma 463 empresas que dan empleo a 83.289 personas.

El delegado ha incidido en que la elaboración de estos Planes de Igualdad «no solo implica un mero cumplimiento de la normativa para evitar una sanción administrativa tipificada como infracción grave, sino que debe ser vista como una oportunidad de cualquier empresa para poder mejorar su eficiencia y posicionamiento en el mercado a un medio y largo plazo con una mínima inversión».

Ha añadido que, además, las empresas que suelen optar a subvenciones o contratos con las administraciones públicas «deben saber también que a la hora de valorar sus solicitudes se puntúa muy favorablemente que cuenten con Planes de Igualdad».

Por su parte, Lourdes Arroyo ha recordado que el IAM «tiene entre sus compromisos apoyar a las empresas en el cumplimiento con la legislación laboral, de manera que la integración de la igualdad sea una realidad y una práctica que progresivamente forme parte de la gestión de todas las empresas de Andalucía».

Para ello cuentan con el Servicio de Asesoramiento e Información a Empresas en Igualdad (Equipa), indicando Arroyo que este servicio se crea «para dar precisamente respuesta a la demanda de las empresas en materia de igualdad y ofrece asesoramiento técnico experto en el diseño de medidas y planes de igualdad, así como formación especializada en gestión empresarial desde la perspectiva de género, promoviendo entornos laborales libres de discriminación».

La responsable del IAM en Córdoba también ha hecho referencia a la marca andaluza de excelencia en igualdad, «creada con el objetivo de incentivar las iniciativas empresariales que promueven la igualdad de género y mejoras en la calidad del empleo de las mujeres. Este distintivo, el primero de este tipo en Andalucía, se representará mediante un logotipo y llevará consigo la entrega de una acreditación. La convocatoria para su concesión será de carácter anual».

Cualquier empresa que desarrolle su actividad en Andalucía, ya sea persona física o jurídica, con independencia de que su capital sea público o privado, podrá optar a este reconocimiento.

Las empresas candidatas tendrán que acreditar haber realizado un diagnóstico de situación para la elaboración de un plan de igualdad, estar inscrita en el registro de Planes de Igualdad, que dicho plan se haya negociado y, en su caso, acordado con la representación legal de las personas trabajadoras y comunicado a toda la plantilla; además de contar con medidas para prevenir y hacer frente al acoso sexual y por razón de género y haber iniciado al menos tres acciones del plan efectivamente.

REGISTRO DE PLANES

El delegado de Empleo ha precisado que el cambio en la norma también establecía la obligación de registrar estos Planes de Igualdad, «registro sobre el que tenemos competencias en las delegaciones territoriales. Desde la puesta en marcha de este registro en 2019 se han tramitado la inscripción de 40 Planes de Igualdad en Córdoba, de los cuales 27 están registrados, cinco en tramitación y ocho desestimados. Estos planes de igualdad afectan en la provincia a 5.072 trabajadores, el 45 por ciento mujeres».

Herrador ha apuntado también que los planes desestimados, «no se han aprobado fundamentalmente por carecer de legitimación en la representación de los trabajadores que han formado parte de la Comisión Negociadora. La normativa actual marca como requisito representación legal, bien por comité de empresa, bien por delegado de personal. Si la empresa no contara con ninguno de estos dos órganos puede acudir a las organizaciones sindicales representativas de su sector o convenio para que sean ellas quienes les representen en la elaboración de ese plan».

Con el fin de dotar de una mayor importancia a la elaboración de estos proyectos de equidad de género, se fija como una infracción grave el no contar con ellos, siendo cada año más perseguida por la autoridad laboral, con multas desde 751 a 7.500 euros.