La mediación con menores infractores en Córdoba aumenta en un 112% los casos atendidos

El servicio de mediación de menores se presta a través de licitación pública

mediación con menores

La mediación con menores infractores en Córdoba «ha aumentado el número de casos atendidos en un 112 por ciento durante el año 2021″, según ha destacado este miércoles la delegada de Justicia, Administración Local y Función Pública de la Junta de Andalucía en la provincia, Raquel López, durante su visita a la sede donde se presta este servicio en Córdoba, en la Asociación Ímeris.

Así y según ha informado la Junta en una nota, durante el pasado año se han llevado a cabo 400 mediaciones por parte de dicho servicio, siendo ésta una cifra que sitúa a Córdoba como la segunda provincia andaluza que más ha usado este recurso, según ha explicado la delegada de Justicia.

La mediación con menores, según ha añadido, «es un método alternativo para la resolución de conflictos, establecido al amparo de la Ley Reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores, que prevé este tipo de medida, con una clara finalidad pedagógica y un alto valor educativo».

En Córdoba este servicio se presta por parte de la mencionada Asociación Ímeris, que trabaja para proporcionar una atención e intervención especializada a menores y familias en situación de conflicto social y o familiar.

El servicio de mediación de menores se presta a través de licitación pública. En este sentido, este recurso dispone de un presupuesto de casi 370.000 euros y lo presta «un equipo de profesionales expertos en mediación, que realizarán sus funciones de conciliación y reparación de manera neutral e imparcial, compartiendo una metodología de intervención y trabajando de forma coordinada entre ellos y con otros recursos de la comunidad, para conseguir los objetivos de la mediación, que no son otros que la reparación del daño«.

Por lo tanto, según ha concluido la delegada, «debemos considerar como muy positiva la utilización de este recurso, no solo desde el punto de vista pedagógico del menor infractor, de reparación del perjuicio ocasionado a la víctima, sino también porque a través de este mecanismo se descongestiona el juzgado de menores».

El uso de este sistema alternativo de resolución de conflictos puede producirse extrajudicialmente, en cuyo caso el fiscal desiste de la continuación del procedimiento cuando se ha llevado a cabo la reconciliación, o de forma intradjudicial, una vez iniciado el procedimiento, el juez autoriza que se lleve a cabo esta mediación, que da lugar a la revisión de la medida impuesta.

Tanto la mediación extrajudicial, como la intrajudicial, suponen «un alivio para la carga del Juzgado de Menores, toda vez que en el primer caso se evita el inicio del procedimiento judicial, y en el segundo, una vez iniciado el procedimiento al derivarse a mediación, se reduce el número de procedimientos», según ha subrayado Raquel López.