La Policía Nacional detiene en Córdoba a un total de cuatro personas por la presunta comisión de varios delitos de robo con violencia e intimidación

Los hechos tuvieron lugar en el barrio de Las Margaritas, el barrio de Levante y en el Polígono de Chinales

Foto: Policía Nacional,

Agentes de la Policía Nacional han procedido a la detención de un total de cuatro individuos por la presunta comisión de varios delitos de robo con violencia e intimidación en diferentes zonas de la capital durante el pasado mes de febrero.

La víctima del primer robo fue intimidada con arma blanca

El  primer hecho tuvo lugar a principios del pasado mes en el barrio de Las Margaritas, cuando un individuo que esgrimía un objeto punzante de grandes dimensiones, abordó por la espalda a un viandante, sustrayéndole dinero en efectivo y su teléfono móvil.

Ante tales hechos se inició una investigación por Agentes de esta Comisaría Provincial, fruto de la cual se logró identificar y detener al presunto autor de los hechos, imputándole un delito de robo con violencia e intimidación, decretando por ello el Juzgado competente su ingreso en prisión.

El segundo de ellos se produjo en el barrio de Levante, cuando una persona fue asaltada de manera sorpresiva por tres individuos, arrebatándole de un fuerte tirón una cadena que portaba en su cuello.

Tras la rápida intervención de los indicativos del Área de Seguridad Ciudadana se consiguió identificar a los presuntos autores los cuales son reconocidos sin ningún género de duda por la victima, procediendo a la detención de dos de ellos por la comisión de un delito de Robo con Violencia e Intimidación, pasando a disposición judicial.

El último suceso ocurrió de madrugada a mediados del mes de febrero en el Polígono de Chinales, cuando un individuo, con violencia y utilizando un objeto punzante, consigue sustraer a una mujer su teléfono móvil. Los agentes a cargo de la investigación, llevaron a cabo las gestiones pertinentes en las que recabaron pruebas e indicios con los que imputar a esta persona, siendo detenido posteriormente como presunto autor de un delito de Robo con Violencia e Intimidación, recuperándose el terminal sustraído, siendo entregado a su propietaria.