La subdelegada señala que la tasa de criminalidad se sitúa once puntos por debajo de la media nacional

Valenzuela ha destacado la labor de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para "mantener a Córdoba como una provincia segura"

Rafi Valenzuela

La subdelegada del Gobierno central en Córdoba, Rafaela Valenzuela, ha resaltado este lunes que la tasa de criminalidad en la provincia «se sitúa once puntos por debajo de la media nacional«, ya que es de «30 infracciones penales por cada 1.000 habitantes», es decir, «más de siete puntos inferior que la media de Andalucía», tras contabilizarse en 2021 un total de «3.307 delitos, un 6,2 por ciento más que en 2020″, pero con un descenso del 36 por ciento en infracciones de tráfico de drogas.

A este respecto y en una nota, Valenzuela ha destacado la labor de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para «mantener a Córdoba como una provincia segura», y ha destacado que, si bien ha aumentado la criminalidad respecto a 2020, «hay que comparar los datos respecto a los de 2019, antes de la pandemia, cuando la tasa de criminalidad era superior a la actual en dos puntos».

Así lo recoge el Balance de Criminalidad de 2021, elaborado por la Secretaria de Estado de Seguridad del Ministerio de Interior, en base a cuyos datos la subdelegada ha afirmado «que nos encontramos en una provincia segura, donde, con la incorporación de los nuevos efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional, esperamos poder seguir bajando la tasa de criminalidad«.

El año pasado se contabilizaron en Córdoba un total de 23.307 delitos, un 6,2 por ciento más que en 2020, de los cuales las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han esclarecido el 47,9 por ciento de los mismos. El número de detenidos e investigados por cada 1.000 infracciones penales fue de 251, siendo el total de 5.850.

En cuanto al número de delitos e infracciones, según su tipología, los casos referentes a homicidios dolosos y asesinatos consumados, y por tráfico de drogas, son los que más bajaron respecto al año anterior, un 66,7 y 36,8 por ciento, respectivamente. También descendieron los robos con fuerza en establecimientos, así como los robos con violencia en domicilios y la sustracción de vehículos a motor.

Por su parte, se incrementaron los delitos graves y menos graves de lesiones y riña tumultuaria, en un 17,6 por ciento; las agresiones sexuales con penetración, en 9,1 por ciento; así como el robo con fuerza en los domicilios, un 13,6 por ciento. En lo que respecta a las sustracciones en explotaciones agrícolas o ganaderas, el año pasado se contabilizaron 395, un 16,9 por ciento más que en 2020. En 2019, se habían contabilizado 455 sustracciones, 546 en 2018 y 769 en 2017.

El Ministerio de Interior publica este informe de criminalidad en el que se recoge la evolución de las infracciones penales en España registradas durante el año pasado por las Cuerpos de Seguridad del Estado, cuerpos de seguridad dependientes de las comunidades autónomas, y también por aquellos cuerpos de Policía Local que facilitan datos a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Como apunta el informa, Córdoba contaba en diciembre de 2021 con 2.070 efectivos, de los cuales 1.225 son guardias civiles y 845 agentes de la Policía Nacional, lo que supone un aumento total en efectivos respecto al año anterior del 3,9 por ciento.

En este balance se facilitan datos de municipios con una población superior a los 20.000 habitantes, como los municipios cordobeses de Cabra, Córdoba, Lucena, Montilla, Palma del Río, Priego de Córdoba y Puente Genil.