La tradicional temporada de cine de verano vuelve a Córdoba

La idea es que una o dos semanas después se abran las salas del Coliseo San Andrés y Olimpia si las autoridades lo permiten

0
Cine de verano Fuenseca. Foto: RAM

Este viernes 25 de junio, la empresa Esplendor Cinemas que lleva en activo desde 1986 y que está dirigida por Martín Cañuelo, abrirá su temporada de cine de verano en Fuenseca y Delicias. La idea es que una o dos semanas después se abran las salas del Coliseo San Andrés y Olimpia dependiendo de la alerta sanitaria y si las autoridades lo permiten.

Una tradición cultural que en 2023 cumplirá un siglo de existencia en nuestra ciudad. Los cines de verano fueron un fenómeno que llegó a Córdoba, procedente de otras grandes ciudades que ya los usaban, allá por 1923.

Los primeros que se abrieron en Córdoba aquel año fueron el Ideal Cinema, dentro de la antigua plaza de toros de Ronda de los Tejares, o el cine Parque Recreativo, en el bulevar del Gran Capitán donde más tarde abriría sus puertas el teatro/cine Duque de Rivas, actual pasaje comercial que une Gran Capitán con Cruz Conde, y que aún se recuerda con mucho cariño.

Ese mismo año, se abrieron otros cines de verano en Córdoba: el Victoria, en el mismo Paseo de la Victoria; o el salón San Lorenzo, en la calle Arroyo San Lorenzo. Los años 30 nos trajeron algunos más; en 1931 se abrió el cine de verano Alcázar en la antigua Avenida de Canalejas, después Avda. del Generalísimo y hoy día Ronda de los Tejares, junto a Cajasur.

La II República tenía el deseo de proteger el desarrollo del cine español, por ello se creó el Consejo de la Cinematografía en 1933, al tiempo que también se hicieron unas normas que fijaron el doblaje al castellano de películas extranjeras, producciones que se estuvieron exhibiendo en versión original hasta 1936.

El cine durante la Segunda República estuvo sostenido, especialmente, por las productoras CIFESA, de Vicente Casanova, y FILMÓFONO, de Ricardo Urgoiti, a las que acompañaron otras muchas de desigual continuidad.

En 1933 se abrió en Córdoba el Cine Terraza Góngora, en la calle Jesús y María, justo encima del Teatro Góngora, que se había inaugurado un año antes; y en 1935, lo hizo el Cine Coliseo San Andrés. La Guerra Civil y la postguerra fueron años duros para el cine español, aunque en los 40 también se abrieron cines en Córdoba, como el Cine Fuenseca, que lo hizo en 1943 y el Cine Delicias en 1945.

En aquellos años, los cines de verano pusieron cara a grandes artistas que la sociedad cordobesa ya conocía de oídas o a través de la radio; Miguel Ligero, Manuel Luna, Antoñita Colomé, Raquel Rodrigo o la popular Estrellita Castro.

En 1947 abrió el cine Zarco, que luego en 1961 cambió a su nombre actual, el cine Olimpia. Un año antes, el verano de 1960, se abrió en Córdoba unas piscinas públicas con horario de mañana para mujeres y niños, y por la tarde para hombres. Aunque la mayoría de los hombres se bañaban en el río donde en los años 50 se instalaron unos trampolines en el molino de Martos.

Los cines de verano en Córdoba fueron muy populares en los años 50, llegando a decenas de salas en todo el casco histórico de la ciudad durante las décadas siguientes. Como curiosidad, el cine Avenida estuvo ubicado donde hoy se levanta el mercado de la Avenida del Doctor Fleming, junto a las murallas almohades de tapial.

El lugar que ocupa el actual edificio era un solar donde estaba el mencionado cine de verano. La pantalla estaba situada al fondo del solar, colindante con el barrio del Alcázar Viejo. A la derecha del cine, en el lugar que hoy se levantan los edificios de la Huerta del Rey en Doctor Fleming, estaba la finca del Juan Barasona Santaló, donde en los años 60 podía oírse el rugido del león que se trajo de África siendo un cachorro, y que cuidó él personalmente antes de la inauguración del Parque Zoológico de la ciudad en 1967.

En otras poblaciones de España aún se conservan cines de verano, aunque muchos de ellos son espacios ocasionales usados al efecto, como parques, jardines, patios o teatros al aire libre donde se instala una pantalla provisional.

Nada comparado con Córdoba, que es la ciudad andaluza que cuenta con más cines de verano en funcionamiento. Hoy día quedan cuatro, el Cine Coliseo San Andrés, Cine Delicias, Cine Fuenseca y Cine Olimpia, a los que hay que sumar la Plaza de Toros, que durante el verano se convierte en una sala más.

La tradición se mantiene con el cine a la luz de la luna, muy querida por los cordobeses que no han abandonado nunca. Cabe destacar que desde 1923 hasta hoy día, Córdoba ha tenido hasta 55 cines de verano en distintas épocas.

Álvaro Castilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here