La Virgen de la Aurora procesiona por primera vez Bajo Palio, este sábado, por las calles de Cabra

Esta procesión devolverá además el culto público pasionista al municipio

0
Virgen de la Aurora

La Real Hermandad de la Oración en el Huerto de Cabra, celebra este sábado día 13 de noviembre de 2021, la procesión extraordinaria de Nuestra Señora de la Aurora, que lo hará entronizada en su paso de palio, y desde el Oratorio de la Purísima Concepción, con motivo del XXV Aniversario de la bendición de Nuestra Señora de la Aurora.

Se de el hecho de que esta será la primera vez en la historia que la Santísima Virgen salga bajo palio a las calles, tras 25 años desde su bendición, en diciembre de 1996, una fecha en la que la corporación del Domingo de Ramos recuperó esta devoción mariana egabrense, que procede del año 1729, tras la realización de la actual imagen por parte de D. Salvador Guzmán. Además, esta procesión devolverá además el culto público pasionista a Cabra, motivo el cual por el que la corporación quiere agradecer públicamente la colaboración del Ilmo. Ayuntamiento de Cabra en la organización de esta manifestación pública de fe, que saldrá a la calle con un amplio dispositivo y protocolo anti-Covid 19.

La Santísima Virgen procesionará sobre su propio paso de palio, estrenando candelería y juego de jarras, obra de la Orfebrería Angulo de Lucena, y manto y faldones, elaborados estos por distintos hermanos y devotos, como doña Carmen Vidacal, Ana Ruiz y Víctor Muñoz, contando con la cesión de las bambalinas, por parte de la Hermandad de la Estrella de Córdoba, la peana, por la Misericordia de Cabra, y candelabros de cola por la de la Columna.La imagen de Ntra. Sra. de la Aurora procesionará desde el mencionado Oratorio de la Purísima Concepción, de la Fundación “Aguilar y Eslava”, a partir de las 17:00 horas, y acompañada musicalmente por la Banda de Música de Cabra, hasta la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción y Ángeles, lugar donde se realizará un acto de oración junto a la imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas, que esperará a la imagen de su bendita Madre en las puertas de la Parroquia. El recorrido a realizar será: Almaraz, Enrique de las Morenas, Juan Valera, Martín Belda, José de Silvia, Plaza Vieja, Mayor, Parroquia de la Asunción, Mayor, José Solís, Plaza de España, Redondo Marqués, Arquilla, La Cruz, Plaza de Aguilar y Eslava, Pepita Jiménez y Almaraz. En este recorrido trazado junto a la administración pública, la Santísima Virgen visitará la Iglesia de San Juan de Dios, la Casa Consistorial, la Iglesia de la Soledad, y pasará en Juan Valera junto a su antigua Ermita de la Aurora. 

El estudiado y extenso protocolo de seguridad que se mantendrá durante toda la jornada del 13 de noviembre, estará puesto con especial mirada sobre el cortejo, en el cual será obligatorio el uso de mascarilla en todo momento, así como la presentación de los hermanos, de forma previa a la salida, de su certificado de vacunación completa. Estos mismos extremos también serán de obligado cumplimiento para los costaleros, quienes también serán sometidos a un test de antígenos 2 horas antes de la salida procesional, al igual que en cada uno de los ensayos realizados durante el mes de octubre.

RESEÑA HISTÓRICA

Y DATOS SOBRE LA HERMANDAD

La fundación de la Cofradía del Santísimo Rosario de Nuestra Señora de la Aurora, tuvo lugar en el año de 1729. En diciembre de dicho año, el Obispo de Córdoba Don Marcelino Siun, aprubó las Reglas y Constituciones Fundacionales y el memorial por el que se erige la Ermita de la Aurora (hoy desaparecida) y la propia Cofradía. Fue su fundador y primer Hermano Mayor el maestro de Obras del Conde de Cabra, Don José Ximénez de Valenzuela. En su seno se daba culto al Rosario de Nuestra Señora de la Aurora, siendo así el origen de los Rosarios de la Aurora, en nuestra ciudad, tradición de la Subbética cordobesa, y cuyas letras y música aún la Hermandad conserva y canta cada octubre por las calles de Cabra.

En el seno de la Archicofradía, que procesionaba el Miércoles Santo, nace el paso de la Oración en el Huerto, además de otros como la Santa Cena, San Pedro en la Cueva, el Lavatorio, la “Visión del Cordero” o Jesús Caído, que acompañaban a la titular fundacional de la corporación la Santísima Virgen de la Aurora Dolorosa, que junto a la Aurora de Gloria, componían la fe mariana, origen y fin de la Hermandad.

En el año 1801 se acuerda la fusión de la Archicofradía de la Aurora, con la Hermandad de Ánimas Benditas y San Sebastián, fundada en 1566. un decreto del obispo de Córdoba, Agustín Ayestarán, de fecha 7 de agosto de 1801, que autoriza “la traslación de las santas imágenes que están en la ermita arruinada de San Sebastián y que la cantidad librada para la reedificación de la ermita se invierta en la ampliación de la Aurora”. Es precisamente de esta época de la fusión, de cuantos más testimonios conserva nuestra Antigua Archicofradía. En un documento recogido ante el escribano de Cabra, Manuel de Heredia y Dávila, fechado el 19 de enero de 1812, se da traslado de las anteriores escrituras y se recogen, entre otros datos, las condiciones en las que se produjo la fusión.  La primera es que “en el primitivo altar de dicha Iglesia (Aurora) se ha de colocar y permanecer para siempre la santísima imagen de Ntra. Sra. de la Aurora, con cuyo título y el de Ánimas ha de continuar dicha ermita”. Se recoge también que “en otro de sus altares ha de permanecer la de la Aurora Dolorosa”, imagen a la que viene la actual de Salvador Guzmán (1996) a sustituir.

Desde entonces, la corporación vivió dos siglos de auténtico fervor en la ciudad, siendo los cultos y Rosarios de la Aurora semanales, hasta el declive de la corporación en la primera mitad del Siglo XX, que acaba condenando a desaparecer la misma y su Ermita, y a tener el mismo y triste fin su patrimonio, e imágenes titulares, que hoy en día se pueden observer en algunos templos de toda la provincia cordobesa, e incluso en Cádiz.

En uno de los inventarios más recientes, de 1914, se describe la Ermita de la Aurora como un “edificio de una sola nave, de estilo churrigueresco, libre de humedades y bien conservada”. Además de las imágenes del altar mayor que preside la Aurora Gloriosa junto a San Sebastián y San Roque, se describen los retablos. “A la derecha del altar mayor está el retablo del Cristo de Ánimas, a continuación el de san Expedito con las imágenes de los corazones de Jesús y María y finalmente el retablo de la Santa Cena con san Pedro y San Andrés. Al otro lado está primeramente el retablo de la Aurora Dolorosa, a continuación de las gradas del presbiterio el altar de Jesús de la Humildad y Paciencia, y en los dos pilares del arco toral las imágenes de Ntra. Sra. de Gracia y Santa Rita”.

El paso de la Oración en el Huerto llegó a procesionarse durante parte del Siglo XX en la Archicofradía de Vera+Cruz, y por la Congregación de Los Luises. La Virgen de la Aurora procesiona por última vez en el año 1935, según la prensa local, desapareciendo misteriosamente toda pista su paradero a partir de dicha fecha, cuando surgen nuevas devociones en el entorno.  El culto en la ermita se mantuvo hasta el estado ruinoso de la misma en el año 1954 fecha en que la novena de Ánimas pasó a la Parroquia de Santo Domingo. Los recibos de la contribución de la cofradía de Ánimas como propietaria de la ermita de la Aurora se mantuvieron hasta 1970 y los recibos de la cofradía se cobraron hasta 1973. En el año 1957, último año desde el que el Señor de los Molineros salió de la ermita, los enseres de la Aurora pasaron a las iglesias de la Soledad y de Santo Domingo.

En el año 1972, con todo dato sobre la Archicofradía de la Aurora en el olvido, un grupo de jóvenes se reúne para reorganizar la Hermandad de la Oración en el Huerto, consiguiendo en un corto periodo temporal recuperarla, comenzando a procesionar con la antigua imagen del Señor, en la noche del Martes Santo, rezando el Vía+Crucis. Tanto es el empuje y fuerza de estos hermanos refundadores, que en el año 1984, lejos de las modas posteriores, consiguieron que Sus Majestades los Reyes de España, aceptasen los títulos de Hermano Mayor Honorario, y Camarera de Honor de la Hermandad, así como el título de Mayordomo Honorario del Regimiento de Infantería “La Reina 2” de Córdoba, concediendo ambas instituciones sus corbatines bordados para el estandarte de la Hermandad. 

En este año de 1984 comienza una nueva etapa dorada de la Hermandad, que en ese mismo año inaugural su primera Casa de Hermandad, y dos años más tarde, el nuevo paso procesional. Todo ello llevó al encargo y realización, en 1987 de la nueva imagen de Nuestro Padre Jesús de las Penas, y de la Oración en el Huerto, obra del profesor Don Juan Manuel Miñarro López. Ora postrado sobre una peña con la mirada baja, dirigiendo adelante los brazos. La cabeza se alza sobre un cuello fuerte, frontalmente y muy erguida, aunque la dirección de la mirada afecta a toda la imagen. De rasgos clásicos y robustos, trabajados con virtuosismo, y la boca menuda, en contraste con los grandes ojos de forma almendrada. La frente es amplia y cuadrangular, levemente fruncida, que se ve enmarcada por una trabajada cabellera a base de mechones de la barba y el bigote, muy estudiada la disposición. 

Un año más tarde, realizó las imágenes de San Juan, San Pedro y Santiago que acompañan al Señor de Getsemaní en su paso cada Domingo de Ramos. Así, el profesor de la Facultad de Bellas Artes de Sevilla terminó su primer misterio y la primera imagen que realizó siguiendo las bases de la Sábana Santa. 

En esta misma década, la Hermandad cambia su día de salida al Domingo de Ramos, inaugurando así esta nueva jornada en la tarde para la Semana Santa de Cabra. Además, cambia el estilo de la misma en las calles, pasando del silencio y la oración, a ser acompañada en primer lugar por banda de música, para posteriormente girar hacia el acompañamiento musical de las Agrupaciones Musicales. Desde entonces, han pasado tras el Señor de las Penas formaciones como La Pasión de Linares, La Salud de Alcalá La Real, El Cautivo de Estepona, La Sentencia de Jerez, o Redención de Sevilla.

Dentro de esta nueva etapa dorada de la Hermandad, comienza a descubrirse la vinculación de la Hermandad de la Oración en el Huerto con la desaparecida Archicofradía de la Aurora, por lo que esta corporación, legítima heredera de la anterior, decide recuperarla y aumentar la devoción de la Cofradía, con la incorporación a la misma de la imagen de Nuestra Señora de la Aurora, realizada por el imaginero egabrense Don Salvador Guzmán Moral en el año 1996. La posición de la cabeza está muy ligeramente inclinada a la derecha, mirando hacia abajo, pelo tallado y recogido en moño bajo. Presenta ojos de cristal, pestañas de pelo natural, boca entreabierta, dientes tallados en marfil además de cinco lágrimas que recorren por su mejilla. Mirada melancólica, de policromía mate y clara. 

Desde el mismo 1996, y tras el movimiento de la ya Hermandad del Huerto y de la Virgen de la Aurora por diversos templos egabrenses, se establece canónicamente y de forma definitiva en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción, donde bendice la Capilla propia que se construyó en el templo, a expensas de la Hermandad, realizada en mármol rojo de la Sierra de Cabra.

Se sigue en el proceso de transformación de la Hermandad inicial, hasta la que conocemos hoy en día, con la construcción de la nueva Casa de Hermandad en 2001, y el inicio del nuevo paso procesional de Jesús de las Penas, en 2004, obra de los talleres de Miguel Ortiz y Manuel Jurado, y posteriormente dorado por el sevillano Emilio López, finalizando este proyecto en el año 2016. 

Actualmente, la Hermandad camina hacia el Tercer Centenario de su fundación en 2029, con las vistas puestas en poder hacer posible el sueño de muchos de sus hermanos, de ver procesionar en la tarde del Domingo de Ramos a la Santísima Virgen de la Aurora, que procesional por vez primera, en la tarde de este sábado día 13 de noviembre de 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here