Las medidas de cuarentena hacen que recuperemos las estrellas

El astrónomo aficionado Juan Gómez afirma que "la disminución drástica del dióxido de nitrógeno está contribuyendo a que nuestros cielos sean más transparentes"

0
The Eagle Nebula. Foto: Juan Gómez
The Eagle Nebula. Foto: Juan Gómez

LUCÍA MONTILLA – INSITU DIARIO

Si bien el coronavirus ha provocado 666.001 contagios en todo el mundo, son muchos los países afectados que, tras tomar medidas de contención del Covid-19, han visto indirectamente reducida su contaminación lumínica.

La OMS declararó el día 11 de marzo que el Covid-19 ya podía considerarse una pandemia. Esto provocó que países como España, Italia o China adoptaran medidas urgentes para frenar la expansión de este coronavirus que ya se ha cobrado la vida de más de 30.800 personas en todo el mundo.

El estudio de Lauri Myllyvirta, analista del Centre for Research on Energy and Clean Air (CREA), confirmó el 19 de febrero que, como consecuencia de estas medidas de contención, China «ha eliminado una cuarta parte o más de las emisiones de CO2 del país en las últimas semanas».

Juan Gómez es policía local en Villanueva de Córdoba, su pueblo natal, y lleva observando el cosmos por afición desde que tenía cinco años. Actualmente dirige el aula de astronomía del municipio. Según él mismo, la producción de reacciones de combustión a una temperatura muy alta, cuyo origen está fundamentalmente en los vehículos de motor, la industria y la calefacción «está causando un efecto pernicioso en nuestra atmósfera» porque provoca la formación del dióxido de nitrógeno (NO2), que es el principal agente contaminante.

Este viernes, la Agencia Espacial Europea (ESA) actualizó los últimos datos recogidos por el satélite Copernicus Sentinel-5P. El satélite ha mapeado la contaminación atmosférica de las regiones afectadas por el Covid-19 y ha revelado que «hay una significante caída en las concentraciones de dióxido de nitrógeno sobre la mayoría de las ciudades de Europa, incluyendo París, Madrid y Roma» que coincide con «las estrictas medidas de cuarentena» adoptadas por los diferentes países.

Nitrogen dioxide concentrations over Italy
Concentraciones de dióxido de nitrógeno sobre Italia. Foto: Agencia Espacial Europea

Las medidas que nuestro país ha adoptado como prevención han afectado indirectamente en el cielo. Según Gómez, «ahora podemos ver cómo esos agentes contaminantes parecen estar despareciendo o al menos mermando mucho en nuestra atmósfera. Quizás esto nos haga recapacitar sobre esa delicada ‘piel azul’ que cubre nuestro planeta».

«Nosotros los astrónomos aficionados y los profesionales valoramos la calidad de nuestro cielo en torno a dos parámetros: el seeing y la transparencia», añade. El seeing es el efecto distorsionador de la atmósfera sobre los astros y tiene su origen en «las diferentes densidades y temperaturas de las masas de aire de nuestra atmósfera» que repercute en su visibilidad.

En cuanto a la transparencia, «algo es transparente cuando es límpido y permite ver lo que hay más allá de nuestra atmosfera», explica. Cree que el Covid-19 indirectamente ha provocado «la disminución drástica de ese dióxido de nitrógeno que está contribuyendo a que nuestros cielos sean más transparentes«.

¿Qué es la contaminación lumínica?

La contaminación lumínica son las emisiones de luz procedentes de fuentes artificiales, ya sea en intensidad, dirección, rango espectral u horarios, que pueden provocar la degradación de los ecosistemas o el estado natural.

La contaminación lumínica se da durante la noche, generalmente cerca de las urbes e impide o dificulta disfrutar de las estrellas y demás astros del firmamento.

Gómez insiste en que «la luz artificial roba luminosidad a los objetos del cielo profundo que cubren nuestra ciudad». Son muchos los observatorios que se sitúan lejos de las ciudades para poder contemplar el firmamento.

Aunque actualmente viva en su pueblo natal, afirma que «he visto cómo esa transparencia del cielo queda nublada por los agentes contaminantes y por las partículas en suspensión que dificultan en gran medida la observación de nuestro cielo».

La asociación contra la contaminación lumínica Cel Fosc asegura que se asocia frecuentemente con el brillo artificial del cielo nocturno, que se debe a la mala calidad y orientación del alumbrado. El alumbrado debe de iluminar de arriba a abajo para tratar de aprovechar la luz y no enviarla por encima del horizonte y de las nubes.

Según consta en la página de la asociación, no seguir estas indicaciones puede accarrear consecuencias como «la agresión al frágil ecosistema nocturno, el derroche de recursos energéticos y de dinero, un sobreconsumo que comporta residuos tóxicos de los que podemos prescindir y la pérdida del cielo estrellado«.

Reserva Starlight de Córdoba

Villanueva de Córdoba es uno de los municipios de Córdoba incluidos por su calidad del cielo nocturno en las reservas Starlight de Sierra Morena y de Los Pedroches . Estos municipios reclaman desde hace varios meses que se sustituyan las luminarias exteriores, generalmente de tipo farol, por otras de iluminación led para mejorar la eficiencia, ahorrar energía, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar la contaminación lumínica.

La iniciativa Starlight dota de un sello de calidad a aquellas regiones que velan por la protección del cielo y toman medidas para disminuir la contaminación lumínica. Este certificado otorga prestigio a la región y la fomenta como atractivo turístico.

El jarote comenta que en su municipio son muchos los vecinos que participan en las observaciones astronómicas de manera individual, en este momento ahora mismo eso va en contra de las medidas de prevención que las autoridades han adoptado. No obstante, insiste en que «es posible desde nuestras azoteas y balcones prestar una mirada al firmamento, en la medida de sus posibilidades y limitaciones».

El mapa de calidad del cielo nocturno elaborado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, arroja las siguientes conclusiones: «más del 80% del cielo andaluz tiene una calidad buena y más del 40%, muy buena«.

El estado de confinamiento limita nuestra movilidad y ralentiza el paso del tiempo. Ya que ahora no podemos mirar más allá del horizonte, Gómez invita a «mirar hacia arriba y ver desde más alto porque desde arriba, desde las estrellas, los problemas se ven desde una perspectiva diferente». Considera que «esto nos puede llevar a reflexionar sobre qué estamos haciendo con el planeta y qué podemos hacer entre todos para mejorarlo».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.