Ligar en tiempos de coronavirus: ¿imposibilidad o cuestión de adaptación?

Los jóvenes cordobeses dan sus testimonios sobre cómo interactúan con su 'crush'

0
Video Insitu Diario

La pandemia ha acabado con las oportunidades de ligar entre los jóvenes, en un rango de edad en el que la mayoría de la sociedad busca una pareja o una persona con la que intimar. Además, no solo las restricciones evitan el encuentro entre personas que se pueden gustar, sino que en caso de surgir esa conexión, existe un miedo al contagio por Covid-19.

Carlos Crespo (24 años), estudiante de ADE, solía conocer a gente por redes sociales, amigos de amigos o en discotecas. «En cualquier encuentro fortuito puedes llegar a conocer a alguien si tienes la predisposición y la otra persona también la tiene». Sin embargo, asegura que ahora nos hemos convertido en individuos mucho más cerrados. «Mi ritmo de intimar o de conocer a personas no se ha reducido, aunque es verdad que cada vez es más complicado por el miedo que hay arraigado en la gente ahora ya que cualquier contacto te puede llevar a un contagio».

Lo mismo opina Christian Peña (24 años) con estudios en Administración y Finanzas, que cuando llegó la pandemia se encontraba en Estados Unidos, donde le costó conocer gente nueva. «Yo soy una persona sociable pero con esto del Covid-19, la gente se echaba un poco más para atrás», explica Christian.

Christian Peña (24 años), graduado en Administración y Finanzas
Christian Peña (24 años), graduado en Administración y Finanzas

El cierre perimetral ha sido un gran hachazo para aquellas personas que aman viajar y que alguna vez tenían la suerte de encontrar el amor fuera de la ciudad. Este es el caso de Laura Cruces (22 años), dueña de un salón de estética, que siempre que tiene un rato libre aprovecha para hacer alguna escapada. Ella no suele quedar con chicos de Córdoba y el impedimento de desplazarse le ha afectado bastante puesto que, «conocía a gente viajando y en congresos de baile».

Por otro lado, la socialización entre gente joven en la ciudad también es muy reducida. La vida nocturna era un punto de encuentro en el que chicos y chicas ligaban entre copas y bailes, pero James Galeano (32 años), que es carpintero autónomo, asegura que donde más se relacionaba era saliendo de fiesta: «Ya no se puede salir por la noche y de día no me da tiempo a salir, ya que trabajo y mi tiempo para socializar es reducido», por lo que compaginar trabajos y estudios con los nuevos horarios es muy complicado para algunas personas.

Lo mismo le sucede a Andrea García (22 años) que es estudiante de Marketing y Publicidad. Antes de la pandemia conocía a gente en reuniones sociales con amigos pero, «con las restricciones la gente no se mueve igual y entonces mi círculo está un poco más cerrado».

Andrea García (22 años), estudiante de Marketing y Publicidad
Andrea García (22 años), estudiante de Marketing y Publicidad

Miedo al contagio

Lo que más preocupa a los jóvenes no es contagiarse de coronavirus puesto que creen que no les afectará de forma grave o que serán asintomáticos. Sin embargo, sí están muy preocupados por la repercusión que puede tener en sus familiares o personas de su círculo que pueden ser más vulnerables.

«No me da miedo por mí, pero sí por los míos», explica Carlos, que no querría contagiar a su padre porque eso conllevaría que dejase de trabajar durante dos semanas. Cristian, por su parte teme por su hermana pequeña, por lo que cuando se relaciona intenta mantener las distancias y al llegar a casa se desinfecta.

Carlos Crespo (24 años), estudiante de Administración y Dirección de Empresas
Carlos Crespo (24 años), estudiante de Administración y Dirección de Empresas

Por este motivo, este grupo de jóvenes coinciden en que para ligar ahora apuestan muchas veces por personas que ya conocen o antiguos ligues para así mantenerse en un círculo más cercano. «Si conoces a alguien de cero ya es un ambiente en el que se rodea totalmente nuevo también. Si conoces a alguien que es amigo de amigo, esos amigos en común son eslabones de contagio que ya has cortado», admite Carlos.

James asegura que la gente con la que queda son personas conocidas, nunca con gente nueva que ha conocido después de la pandemia. Al igual que Andrea que opina que conocer a gente nueva ahora está mal visto y tira de agenda. «No sabes cómo se relacionan, qué tipo de prevención tienen».

James Galeano (32 años), carpintero autónomo
James Galeano (32 años), carpintero autónomo

Las redes sociales ganan fuerza

Las redes sociales y la precaución parecen ser la solución con la que han resuelto la necesidad de satisfacer un instinto primario tan presente en la juventud como es el de ligar. Internet se presenta como una nueva puerta para poder conocer gente, y por eso desde el confinamiento, son muchos los jóvenes que se han decidido por mantener contactos de una forma más segura.

Sin embargo, a pesar de que sean muy utilizadas, a Carlos no le gusta mucho ligar por redes sociales, » lo veo como un escaparate, como una cosa que no es real». Aunque ha experimentado con aplicaciones para conocer a gente y ha tenido buenas experiencias, cree que hay que tener cuidado con ellas. «Tinder es un poco como una selva».

Laura Cruces (22 años), esteticista
Laura Cruces (22 años), esteticista

Instagram se alza como la red social más utilizada por la mayoría, donde los mensajes directos son una forma de «tirar la caña» a esas personas que les llaman la atención con sus publicaciones. Laura lo utiliza mucho para conocer a gente de fuera de la ciudad, puesto que el móvil le acerca a todas esas personas que están lejos.

«Ahora conozco a gente sobre todo por redes sociales, todos nos movemos por Instagram, respondiendo a fotos, comentando historias…», admite Andrea.

La otra cara de la moneda, coronavirus en pareja

Además, si el coronavirus no ha afectado ya a los jóvenes solteros a la hora de ligar, las parejas no se quedan atrás. Quienes han encontrado ya su media naranja, se han visto perjudicados por la imposibilidad de verse durante el confinamiento o con los posteriores cierres perimetrales.

Este es el caso de Carla, una chica cordobesa de 19 años, que se enamoró hace un año y medio de un portuense. Sin embargo, ella estudia Biotecnología en Valencia, por lo que los kilómetros que los separaban se vieron aumentados, y a la distancia, tuvieron que sumarle la llegada de una pandemia. «Echo mucho de menos estar con él y no hacer actividades juntos como ver una película o salir a comer».

Carla Tobajas (19 años), estudiante de Biotecnología
Carla Tobajas (19 años), estudiante de Biotecnología

Sin embargo, una de las restricciones benefició a Carla para ver a su pareja. «Debido a que tengo clases online algunas semanas puedo verle más, pero durante el confinamiento no nos pudimos ver y tuvimos que esperar hasta el final de las fases». No por ello, pierden la precaución cuando están juntos ya que, cuando se juntan con amigos lo hacen en grupos reducidos para disminuir el riesgo de contagio.

La crisis provocada por el coronavirus ha llegado a los corazones de los cordobeses más jóvenes, dejando una realidad que ha truncado su forma de relacionarse y de conocer a gente nueva con la que poder intimar algo más. En cambio, si por algo se caracterizan las últimas generaciones es por su capacidad de adaptación a los cambios.

Belén Tobajas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.