«No vamos a dejar que nuestros pueblos caminen solos en esta situación». Casi un 60%, más de 460.000 personas viven en la provincia de Córdoba, en 77 municipios cargados de riqueza. La vicepresidenta primera de la Diputación de Córdoba, Lola Amo, responde a las preguntas de Insitu Diario en un momento en el que la segunda ola de la pandemia está de plena actualidad. Por ello, la provincia se enfrenta a grandes retos de futuro. Turismo, mujeres rurales, desarrollo económico, exportaciones, empleo y despoblación, son los temas clave.

– Recientemente, Juanma Moreno ha dicho que «el turismo puede convertirse en el buque insignia de la recuperación tras el Covid-19» ¿En la provincia de Córdoba se va a trabajar en esta línea? 

Con respecto al turismo, desde la Diputación provincial de Córdoba y su Patronato de Turismo, defendemos la importancia que tiene el sector turístico. No sólo en Córdoba capital, sino también en cada uno de los municipios de la provincia de Córdoba.

Tenemos la suerte de tener esos municipios con un gran valor histórico cultural gastronómico naturaluna riqueza singular. Poner en valor cada uno de esos rincones y mostrarlos como escaparate de lo que es la realidad y la singularidad de esos municipios. La Diputación de Córdoba hace una puesta en valor consciente de que, junto con el sector industrial, el sector más importante para el desarrollo económico de los pueblos es el sector turístico. Se ha convertido en un motor para nuestros pueblos.

En estos momentos totalmente desconsoladores y con el incremento de casos Covid-19, hacemos una apuesta firme y decidida. No vale hablar de apoyo al sector turístico cuando no existen medidas reales que vayan destinadas a la singularidad de cada municipio. La provincia de Córdoba es una provincia de interior que necesita una mirada mucho más cercana, con una ventana mucho más abierta. Hemos visto cómo la Junta de Andalucía ha apoyado estos meses a la zona costera, pero no ha mirado al interior.

Desde la Diputación y el Patronato de Turismo vamos a seguir trabajando en potenciar nuestros pueblos. Estamos convencidos de que es un recurso necesario, es eficaz para el futuro, y tenemos que seguir poniéndolo en valor. 

Lola Amo, vicepresidenta primera de Diputación de Córdoba. Foto: Miguel Valverde
Foto: Miguel Valverde

– ¿Existe un plan de choque para los efectos que pueda causar la crisis sanitaria?

Sí. Desde que el 14 de marzo fuera decretado el Estado de Alarma. Nos pasó lo mismo que a todos los ciudadanos de este país. Nos calló un jarro de agua fría, absolutamente a todos y cada uno de nosotros y también a las instituciones. La Diputación desde el minuto uno tenía claro que somos una Institución a cargo de nuestros municipios. Por ello, desde el primer momento nos pusimos en contacto con todos los alcaldes para trabajar y ver cómo podíamos contribuir desde esta institución provincial, que somos ese paraguas que los sostiene, y ayudar en esas necesidades que estaban surgiendo. 

El plan ‘Córdoba 10’ ha invertido más de 10 millones de euros en la provincia

De ese dialogo y consenso que existió desde el minuto uno con los alcaldes nació Córdoba 10, un plan que ha supuesto una inversión de más de 10 millones de euros. Un plan que ha demostrado cómo los ayuntamientos han transformado ese dinero en formación, empleo, labores de desinfección, limpieza y apoyo a los centros educativos. 

Nos hemos encontrado en circunstancias en las que los colegios tenían que iniciar y la Junta de Andalucía no estaba asumiendo su responsabilidad

Existe un informe jurídico de la Diputación de Córdoba en el que deja claro que la competencia de la limpieza en una situación extraordinaria correspondía a la Junta de Andalucía. Sin embargo, los ayuntamientos han tenido que salir al frente y muchos de esos recursos de Córdoba 10 se han transformado en todos esos trabajos de desinfección, que se están desarrollando a día de hoy, en los centros escolares para mantener las garantías de seguridad de todos nuestros niños

También, apoyar el sector productivo. Los ayuntamientos han establecido líneas de ayudas a los autónomos y a las Pymes, entre otras. El sector empresarial es fundamental. Ellos han estado siempre y necesitan ahora de un mayor apoyo para conseguir que los pueblos sigan vivos.

«No vamos a dejar que nuestros pueblos caminen solos en esta situación»

Se están viviendo situaciones muy complejas, muy traumáticas, situaciones muy difíciles en los municipios. Viene una crisis económica con graves efectos que empezamos ya a sufrirlos. Las Administraciones deberían estar ya mirando dónde poner los ojos, en las necesidades reales de nuestros pueblos. Desde la Diputación tenemos claro nuestro objetivo y no vamos a dejar que nuestros pueblos caminen solos en esta situación.

– Otra cuestión que continua patente y, posiblemente, a raíz de la pandemia se ha endurecido, es la situación de la mujer rural, ¿qué ayudas específicas existen para mejorarla?

Las mujeres rurales han jugado un papel fundamental histórico. No se puede entender ninguno de nuestros pueblos sin el papel y la labor que han desarrollado desde todos los ámbitos.

Han estado siempre, sea cual sea la actividad. Por ello, las mujeres siempre han estado en el punto de mira de la Diputación. La delegación de Igualdad trabaja en este ámbito, pero se trata de un trabajo transversal con todas las áreas.

Entendemos la importancia y necesidad de mantener el colectivo que sigue siendo vulnerable. Por esta razón hemos lanzado diferentes programas, el plan Emplea, otros dirigidos al trabajo, a capacitar de instrumentos y herramientas y mejorar su formación. Para el desarrollo económico, hemos establecido convenios con agentes sociales, para estar presentes en la vida diaria y cotidiana de nuestra casa. Nuestra casa es la Diputación de Córdoba, es la casa de todos los ayuntamientos, y por ende de todos los vecinos.

Las mujeres de la provincia de Córdoba tienen ese guiño diario en todas las políticas que desarrollamos. Todas las convocatorias y convenios llevan ese sello imprescindible y necesario por el que tenemos que seguir luchando y poniendo en valor a la mujer y, de forma muy especial, a todas esas mujeres rurales que necesitan de una atención muchísimo mayor.

Lola Amo, vicepresidenta primera de Diputación de Córdoba. Foto: RAM
Foto: RAM

– Ahora la ciudadanía se pregunta si se dirige hacia un confinamiento domiciliario, ¿cómo afectaría éste a los municipios y a su desarrollo económico? 

Todos aventurábamos que detrás de la crisis sanitaria iba a llegar esa crisis económica. Hay que poner los esfuerzos y los recursos. Cuando hablamos de recursos hablamos de inversión. Esa inversión tiene que venir de mano de las administraciones, que tienen que ejecutar esa inversión. Vivimos un momento en el que se empiezan a debatir los presupuestos de la Junta de Andalucía. Hay que poner la mirada en los municipios y en los sectores sin ninguna distinción. Los presupuestos tienen que ayudar a parar la crisis sanitaria.

«Existen muchísimos municipios de Córdoba que no han contado con ayuda económica por parte de la Junta de Andalucía»

Hay que poner la vista en la recuperación económica. Existen fondos que llegan del Gobierno de España a la Junta de Andalucía. Esos fondos se tienen que transferir a los municipios. A día de hoy, los municipios de Córdoba que han recibido esos fondos son los menores de 5.000 habitantes, pero, como todos sabéis, existen muchísimos municipios que no han contado con ayuda económica por parte de la Administración y que necesitan que ese dinero que llegue para paliar los efectos del Covid-19 y se materialice en el desarrollo de acciones e inversiones concretas que no nos hagan perder ni un solo minuto en la recuperación económica.

El Instituto Provincial de Desarrollo Económico (Iprodeco) tiene claro que el sector productivo es fundamental: la industria, la alimentación, la agricultura y la ganadería.

Todo lo que había a disposición de la institución provincial lo hemos puesto a disposición de lo que considerábamos que era esencial y necesario: paliar la crisis sanitaria, destinar fondos a los ayuntamientos y facilitar que, en los momentos más duros, nuestros autónomos y Pymes tuvieran la tranquilidad de que había una institución amiga mirando por ellos. 

Para ello, programas de formacion adaptados a los montemos que sufrimos, convocatorias de ayudas, como la del sector agroalimentario, que es la primera vez que se pone en marcha este tipo de ayuda, y que nace del diálogo y del consenso. 

«Los cordobeses tenemos que dar ejemplo y consumir nuestros productos los primeros»

Cuando saltó el estado de alarma, el Presidente de esta institución, Antonio Ruiz, convocó a todos los alcaldes de Córdoba a las puertas de la Diputación para reclamar el apoyo al sector de la agricultura y la ganadería. Pidió precios justos para un sector que es indispensable. Así, nacieron una serie de compromisos y el apoyo a las campañas de consumo de nuestros productos. Los cordobeses tenemos que dar ejemplo y consumir nuestros productos los primeros. 

«Somos una provincia rica, lo demuestran sus siete Denominaciones de Origen»

Somos una provincia rica, lo muestran sus siete Denominaciones de Origen. Pocas provincias pueden presumir del gran potencial, calidad y excelencia de nuestros productos. Tenemos que seguir apostando y lo vamos a hacer con todas las armas de esta Institución. Esa arma es el claro convencimiento de que nuestros recursos vayan puestos a disposición de los pueblos.

– La provincia de Córdoba cuenta con una despensa excepcional (AOVE, jamón, vino, almendras, naranjas…) ¿Cómo se prevé que será el balance de 2020 en lo que a exportaciones se refiere?

Aceite, vino, ajo… somos ricos, ricos en productos de excelencia que son fruto del esfuerzo, del trabajo y de las manos de los hombres y mujeres de la provincia de Córdoba. En este momento estamos pendientes de lo que sucede en Estados Unidos porque se han puesto vetos a nuestros productos. Se han puesto aranceles a nuestras aceitunas de mesa, a los ibéricos e incluso a nuestros aceites.

Son momentos de incertidumbre. Nuestros productos poseen mucha riqueza. A pesar de los impedimentos, los últimos datos demuestran que se ha podido crecer, aunque no en las condiciones en las que hubiéramos querido, evidentemente. Sin embargo, hemos visto cómo vamos, poco a poco, adentrando en ese camino. No es fácil y hay una competitividad extrema.

Aunque la Diputación de Córdoba no tenga competencias en materia de empleo, me gusta recordar que la gente no entiende de competencias. Esto de «esto es competencia del Ayuntamiento, esto de la Diputación, esto de la Junta de Andalucía o del Gobierno de España». Es normal que la gente pueda sentir inseguridad. La gente quiere que se resuelvan sus problemas. 

«El hecho de no tener competencias no nos puede eximir de tener voluntad y responsabilidad de trabajo»

Hemos sido siempre valientes. Hace casi seis años, el Presidente de la Diputación puso en marcha la Delegación de Empleo. Es cierto que no tenemos competencias en materia de empleo y recordareis el bullicio de algún partido político que decía que no tenía efectividad. Con el paso de los años hemos demostrado la importancia de esa creación de empleo. El hecho de no tener competencias no nos puede eximir de tener voluntad y responsabilidad de trabajo en ese sentido. 

Para mayores de 45, mujeres rurales y jóvenes. Hemos demostrado que estableciendo lazos de unión se puede. No podemos hacer caminos solos.

El fantasma de la despoblación de Córdoba

Hemos sido pioneros e innovadores. Estamos trabajando en un tema que preocupa, que es el fenómeno de la despoblación. No es una situación asimilable a otras regiones, pero sí es cierto que no podemos obviarlo. Nos puede ocurrir y hay que poner en marcha medidas que nos permitan alejar ese fenómeno y que nuestros pueblos sigan vivos. 

Tejer alianzas. El otro día trabajábamos para poner en impulso a los 31 municipios de la zona norte con la que queremos hacer un llamamiento a la población con los vecinos que viven en los pueblos más maravillosos del mundo. Hay posibilidad de crear empleo y emprendimiento y crear una tierra acogedora para otros territorios. 

Existe gente que se encuentra en edad de jubilación y que ha decidido volver a su pueblo. También, estamos trabajando con la Universidad de Córdoba (UCO) para tener un diagnostico real y poner en marcha acciones dirigidas exclusivamente para paliar ese fantasma de la despoblación con la Cátedra Repobla y, así, detectar fortalezas. 

Desde el niño que juega con la pelota, el mayor que tiene sus necesidades cubiertas, el joven que tiene la capacidad de emprender, la familia, los colegios abiertos y todas las infraestructuras cubiertas. Un conjunto que tiene que ser posible.  

Javier Sánchez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.