[Vídeo] Los niños saharauis se despiden de sus familias de acogida y regresan a los campos de refugiados

Unos 113 menores han disfrutado de unas 'Vacaciones en Paz' en Córdoba, entre días de piscina y revisiones médicas

Los pequeños embajadores regresan a los campos de refugiados del Sáhara. Foto: RAM.

Ha llegado el momento de despedirse, cargados de sueños e ilusiones, y regresar a los campos de refugiados del Sáhara. Tras dos años de suspensión a causa de la Covid-19, este verano ha regresado el programa Vacaciones en Paz en el que 113 niños saharauis han disfrutado de un mes de piscinas y revisiones médicas en Córdoba con sus familias de acogida, como María, Paula e Isabel, entre otras. Ellos son «los mejores embajadores», destaca la presidenta de la Asociación Cordobesa de Amistad con los Niños Saharauis (Acansa), Ana Ramos, a Insitu Diario, pues «visibilizan y son la cara de las condiciones que sufren en un territorio ocupado donde son sometidos diariamente».

Es el primer año para una madre de acogida, María, que entre risas ha apuntado que su niño «es súper travieso y nervioso», pero que sin duda repetiría esta experiencia tan positiva, pues «te dejan y te aportan más de lo que tú les das a ellos».

«Te dejan y te aportan más de lo que tú les das a ellos»

María, madre de acogida

Para Paula e Isabel también es la primera vez que acogen a un menor, Asabi. Casualmente, la madre del niño estuvo hace 30 años con ellas durante dos veranos y, aunque Asabi solo ha disfrutado de seis semanas, ha sido suficiente para que lo conozca toda la familia. Razón por la que «lo vamos a echar mucho de menos y lo queremos mucho», asegura Paula, pero se tienen que despedir porque él «tiene ganas de volver a ver a sus padres y a su hermana».

«Lo vamos a echar mucho de menos y lo queremos mucho»

Paula, madre de acogida
Los pequeños embajadores regresan a los campos de refugiados del Sáhara. Foto: RAM.
Un niño saharaui se despide calurosamente de su familia de acogida cordobesa. FOTO: RAM.

Asabi «es un niño muy inteligente, alegre, y maduro para lo pequeño que es, se ha adaptado muy bien a las normas de la casa», ha destacado. Paula ha recomendado la experiencia «para valorar lo que tenemos y que ellos no conocen. Es una experiencia muy satisfactoria, hacemos mucho por los niños».

Desde la asociación han agradecido a las familias por “hacer que sea una realidad, que los niños puedan disfrutar” y, sobre todo, “ayudar a alejarse de lo que es un campo de refugiados”. Concretamente a Tindouf, donde ahora regresarán esperando volver a Córdoba otro verano más.

Regreso a los campos de refugiados del Sáhara: Los pequeños embajadores se despiden de sus familias de acogida. FOTO: RAM
Unas últimas risas antes del regreso al Sáhara. FOTO: RAM

“Después de dos años de paro, se ha retomado con un balance muy positivo”, ha asegurado Ramos. A pesar de que este año la duración del programa ha sido de un mes, en vez de dos como se venía haciendo, ha señalado que “se van con todas las revisiones hechas, vacunados, una alimentación adecuada y muchos días de diversión”.

“Se van con todas las revisiones hechas, vacunados, una alimentación adecuada y muchos días de diversión”

Ana Ramos, presidenta de Acansa

No obstante, 13 menores permanecerán más tiempo en la provincia para continuar con revisiones médicas y recibir un tratamiento adecuado, pues una de las niñas sufre un tumor, entre otros casos. Para ello, el Hospital Reina Sofía ha facilitado las citas e intervenciones a estos  jóvenes y la Fundación Arruzafa continuará con su labor óptica.

Javier Sánchez

Reportaje gráfico aquí.