Ostin Macho: La tienda de arte que nació en un mercado de abastos cordobés

Su dueño, Rubén Sánchez, ha convertido al singular establecimiento en un referente del diseño y de la literatura ilustrada

0

La historia de Ostin Macho no podía ser la de una tienda más.

El entusiasmo que desprende su creador, Rubén Sánchez, hace que su licenciatura en Ciencias Medioambientales no parezca incompatible con dedicar su tiempo a un establecimiento especializado en decoración y libros. «Ostin Macho nace en 2016 ante mi deseo de tener un trabajo que me gustase. Además, percibí que había necesidad de acercar el arte cordobés a la ciudadanía. Existía una carencia de arte emergente y literatura más contemporánea dentro del diseño», asegura.

Tampoco sorprende que esta apuesta personal naciera en el Mercado de Abastos de la Plaza de España de la capital: «Allí estuve durante seis meses pero me di cuenta de que tenía que trasladarme a un espacio más grande», explica Sánchez.

De ahí dio el salto al local que actualmente ocupa en Plaza del Dr. Emilio Luque y el éxito no se hizo esperar: «A pesar de ser un concepto muy original tuvo muy buena aceptación desde el principio. La gente entraba mucho a preguntar sobre qué se vendía aquí. De hecho durante los primeros dos años tenía la sensación de que educaba más que vendía«.

No obstante, no todo fue sobre ruedas. Rubén reconoce que «el público tuvo a acceso a ilustraciones de autor para decorar su casa y hubo que explicarle por qué tenían un precio más elevado que los cuadros de otro tipo de tienda».

Y cuando todo parecía ir sobre ruedas el coronavirus paró el mundo. Sin embargo, Ostin Macho se mantuvo a flote: «He salido airoso de la pandemia con este negocio». ¿Cuál fue la fórmula? «Tenía la página web activa desde hace cuatro años pero no generaba un gran volumen de venta. Durante la crisis sanitaria sacamos tarjetas regalo y ampliamos la variedad de productos subiéndolos todos a la web».

Además, el confinamiento jugó a su favor: «También al ser un negocio de decoración y libros, cuanto más tiempo pasabas en tu hogar, más veías que necesitabas libros y poner la casa bonita».

El lujo de ser auténtico

Seis años después de su apertura Rubén Sánchez lo tiene claro: «Me gusta definir a esta tienda y a mí mismo como ‘creador de necesidades‘. Y es que aquí todo es visual. No vendemos nada de primera necesidad».

No obstante, no es su único cometido: «También llevamos a cabo labores de asesoramiento a artistas emergentes», dice.

Su trayectoria al frente de Ostin Macho demuestra que la experiencia es un grado, que se traduce en mayor libertad a la hora de trabajar: «Al principio escogía mucho el producto en función del gusto del público, pero con el paso del tiempo he ido seleccionándolo más. A día de hoy la tienda es como quiero que sea casi al 100%«.

¡Dale al Play y disfruta de la entrevista al completo!

Rocío Górriz/ Audiovisual: Miguel Valverde

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here