«Soy una persona creativa y apasionada por hacer dibujos personalizados», asegura la propia Natalia Poia. «Mi gran proyecto empezó desde casa cuando nos quedamos encerrados por el estado de alarma», añade la artista moldava afincada en Madrid.

«Tenía todo el material en casa desde hacía tiempo sin tocarlo y decidí ocupar mi tiempo en algo productivo y creativo, dibujando e imprimir mis dibujos en camisetas y sudaderas, mascarillas, ect..», explica entusiasmada.

Y dicho y hecho: «Entonces pensé que podría realizar y convertir mi pasión en algo real. Empecé exactamente a transformar las fotos de mis vacaciones y sitios donde estuve en dibujos, luego las fotos de mis amigos en dibujos personalizados. Estaba feliz dibujando cada día una cosa diferente».

Además, esta ilustradora de vocación opta por utilizar como lienzo camisetas de algodón y además de comercio justo, ecológicas y de diferentes formas estructuras y colores. También siguen ganado adeptos sus sudaderas y mascarillas .

En poco tiempo Instagram se ha convertido en su mejor escaparate y plataforma donde recibir los encargos, que tienen como destino cualquier punto de España y el mundo. Cada uno de ellos es absolutamente personalizado. «Para diferenciar cada paquete me gusta crear y no repetir lo mismo. Por eso procuro poner en cada uno algo especial, una etiqueta diferente, o incluso un dibujo encima», destaca Natalia Poia.

«Abrí una cuenta nueva en Instagram donde expongo mis dibujos, camisetas hechas para que los clientes puedan ver y elegir. Gracias a esto esto me empezaron a hacer encargos». Pero, ¿cómo realizarlos? «Me escriben por privado, vemos los tamaños, el color de la camiseta o sudadera… y una vez tenemos todo bien claro, me pongo a trabajar», dice.