Piden cuatro años y medio de cárcel para un acusado de estafar a su compañero de piso 182.371 euros

El juicio se prevé celebrar el lunes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba

cárcel

La Fiscalía pide una pena de cuatro años y seis meses de prisión para un hombre acusado de un delito continuado de estafa supuestamente sobre su compañero de piso con una cantidad superior a los 180.000 euros tras hacerse con sus claves para realizar operaciones bancarias. El juicio se prevé celebrar el lunes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Córdoba.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, en fecha no concretamente determinada, pero, aproximadamente, a mediados del mes de agosto de 2018, el procesado, «aprovechando que le unía mucha amistad con el compañero de su piso de alquiler, decidió organizar una trama para apoderarse de su dinero, con ánimo de lucro ilícito».

En primer lugar, el acusado le solicitó 3.000 euros para la reserva de un piso que presuntamente iban a comprar a medias en la capital, «sin ser ello cierto», según expone el fiscal, que detalla que dado que el perjudicado no disponía de dinero en su cuenta personal, el 1 de septiembre transfirió dicha cantidad, en presencia del procesado, a través de una aplicación ‘online’ de una entidad, desde la cuenta del negocio familiar que regentaba hasta una cuenta personal para el citado ingreso.

No obstante, durante la mencionada operación «el acusado anotó los números claves o coordenadas necesarias para realizar las operaciones, así como el número de DNI» del afectado.

De este modo, a partir de ese día y hasta el 13 de abril de 2019, «con ánimo de enriquecimiento ilícito, sin consentimiento, ni conocimiento de su legítimo propietario, el procesado, utilizando las claves obtenidas fraudulentamente, fue realizando traspasos desde la cuenta de la empresa familiar hasta la personal» del compañero y después transfería el dinero a su favor a una cuenta suya, hasta obtener un total de 182.371 euros.

Asimismo, otro día, «haciendo uso de nuevo de las claves», solicitó un préstamo por importe de 18.200 euros, «fingiendo ser» el compañero de piso, y se formalizó dos días después, precisando que a través del mismo tenía que abonar mensualmente la cantidad de 281,77 euros, que fue pagando durante unos meses desde la cuenta del afectado.