Podemos acusa al cogobierno de una gestión lamentable con el Plan Aire y de ocultar la cabeza ante la nueva realidad

El concejal Juan Alcántara destaca que el informe del Consejo Social de la Ciudad sobre las ordenanzas fiscales es "demoledor" y que el cogobierno local va muy tarde en las contrataciones del Plan AIRE

0
Juan Alcántara, Grupo Municipal Podemos

El Grupo Municipal de Podemos Córdoba, a través de su concejal Juan Alcántara, ha advertido que hoy, 24 de septiembre, es el tiempo límite de plazo para que al menos haya siquiera una contratación del famoso Plan AIRE a fin de que esta iniciativa pueda aterrizar en la capital, según una nota de prensa de Podemos.

«Pero ante la pregunta efectuada desde nuestro Grupo al delegado de Recursos Humanos, Bernardo Jordano, y a la presidenta del Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo (Imdeec), Blanca Torrent, aún no tenemos respuesta en cuanto a número y puestos cubiertos, lo que se presume como una nueva pifia del gobierno del alcalde, José María Bellido, que siguen pagando los 103 jóvenes y las 160 personas de más de 29 años, junto a sus familias, a la espera de esta posible salida para su situación», ha indicado el edil.

Alcántara, en este sentido, ha recuperado las palabras que el propio Bellido dijo en agosto pasado y que decían «ya están en marcha los contratos solicitados al plan de Activación, Impulso y Recuperación del Empleo (AIRE)«.

Es el día de hoy «y habría que preguntarse dónde están esos 261 contratos», de los que 103 son supuestamente para jóvenes entre 20 y 29 años, con una subvención autonómica de 914.640 euros; otros 82 contratos iban destinados a personas de entre 30 y 44 años, por 892.000 euros, y 82 contratos más para mayores de 45 años, por 675.000 euros.

Es más, el gerente de Cecosam, Pedro Ruiz, ya ha avanzado que del Plan AIRE se solicitaron para los cementerios municipales cuatro controladores y seis peones que se ocuparían principalmente de las funciones de desinfección y colocación de flores y limpieza de lápidas.

No obstante, oficialmente nadie le ha informado sobre si se van a cubrir o no esas necesidades, «aunque extraoficialmente se sabe que no va a llegar nadie».

Y no es la única asignatura pendiente de peso de un equipo de cogobierno, «que en realidad siguen siendo dos gobiernos diferentes en uno», que «no se sabe muy bien en qué están trabajando o a qué dedican sus esfuerzos salvo la de dar cabida a la agenda del Cabildo «de misa en misa» y de los grandes empresarios que tanto les ocupa», se pregunta el concejal, para añadir si «ésta es la mejor manera de dejar atrás a nadie en la ciudad, como tantas veces se les ha llenado la boca de prometerlo».

También están las ordenanzas fiscales para 2021 a escasos tres meses de que finalice el presente ejercicio anual.

En este sentido, «el cogobierno local esconde la cabeza en la arena como el avestruz; no habla ni actúa ante los devastadores efectos económicos que la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 va a tener tanto en los ingresos municipales como en la situación económica de las personas y de las empresas radicadas en el término municipal».

Y no es sólo Podemos quien constata estas enormes carencias en la gestión del cogobierno local de PP y Cs.

El informe del Consejo Social de la Ciudad (CSC) sobre la modificación de las ordenanzas es bastante demoledor y significativo al respecto.

Así, se indica que nadie es capaz de explicar cómo recaudando menos se puede mantener la calidad de los servicios públicos municipales ni tampoco se consigna medida alguna tributaria, como rebaja de tipos, bonificaciones u otras, «que puedan ayudar a afrontar las dificultades sobrevenidas a personas, organizaciones socioculturales y empresas, especialmente a las más afectadas, las de menor capacidad económica o a sectores como son los relacionados con el turismo y la hostelería, el comercio menor y el transporte de personas entre otros».

En opinión de Juan Alcántara, «tras tanto autobombo, nadie contempla el apoyo a la adquisición, reforma y rehabilitación de viviendas, para el fomento el uso residencial y de comercio tradicional en la zona», especialmente acuciante en la zona del Casco Histórico.

A eso se le añade que, de forma recurrente, el Órgano de Planificación Presupuestaria, constata que el Ayuntamiento de Córdoba no cuenta con los medios suficientes, especialmente humanos, para afrontar la nueva situación social y económica de la ciudad, «que da la sensación de que no se han dado cuenta de que todo ha cambiado», ni para poner en marcha un Plan de Choque que sólo se basa en unos remanentes anteriores, pero no en nuevas fórmulas aplicables a una ciudad excesivamente dependiente del monocultivo turístico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.