Podemos Córdoba llama a la responsabilidad ambiental de los cordobeses para que no vacíen sus piscinas de un año a otro

Los expertos, en este sentido, recomiendan renovar el agua de las piscinas cada cinco o seis años

0
Piscina
Piscina/ Foto: RAM

La portavoz del Grupo Municipal de Podemos Córdoba, Cristina Pedrajas, ha hecho un llamamiento a los cordobeses y cordobesas propietarios de piscinas en el término municipal de Córdoba para que mantengan el agua de un año para otro en lugar de vaciarlas hasta la siguiente temporada veraniega, ya que supone «un gasto de agua que esta ciudad y esta tierra no debe derrochar».


A día de hoy los datos de los pantanos cordobeses son lamentables y han caído a niveles como no había ocurrido en los últimos trece años. Los embalses de la provincia están, de hecho, al 22,30% de su capacidad, según datos de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), cuando la media de  los últimos 10 años por estas fechas era del 57%, y es la cifra más baja de toda la cuenca. A esto se le añade que el Monitor de Sequía de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya marca como ‘seco’ y ‘ligeramente seco’ el término municipal de Córdoba, así como una parte importante de la Vega y de la Sierra en dirección al Guadiato.


«Esto que está pasando no es sólo un problema ocasional y de ahora, sino que se trata de algo habitual en una tierra donde las lluvias no abundan precisamente», ha expuesto la portavoz de la formación morada, antes de solicitar a la ciudadanía su colaboración a nivel personal y de hogares para no gastar agua más allá de lo imprescindible. «Y en este punto habrá que empezar a modificar los hábitos en relación a las piscinas», ha expuesto.


Según un censo elaborado en 2019 por el arquitecto José Carlos Rico, el término de Córdoba tiene algo más de 11.000 piscinas, que duplican el numero de captaciones de agua de la ciudad. Teniendo en cuenta que la media de las piscinas cordobesas puede ser de 8,3 x 4,4 metros y que cada uno de estos depósitos cuenta con una media de 1,5 metros de profundidad, su capacidad es de unos 46,5 metros cúbicos de agua. Esa cantidad multiplicada por el número de piscinas suma 512.193 metros cúbicos, que en litros equivalen a más de 512 millones de litros retenidos en esos espacios, ya sean privados o públicos.


Del total de piscinas, en torno al 45% se encuentran en terreno fuera de normativa, irregular o en trámites de regularizarse. De hecho, el entorno del Aeropuerto es donde este profesional ha detectado una concentración importante. De igual modo, el geógrafo David López ha detectado una cantidad muy significativa de piscinas en Las Jaras, Las Siete Fincas o en Santa María de Trassierra.

«No se trata de poner el foco en las que son regulares o irregulares, sino en que todos sus propietarios y propietarias, y muy especialmente las que pertenecen al Instituto Municipal de Deportes (Imdeco), que son las que tiene que dar ejemplo por ser de ámbito público, hagan un esfuerzo solidario y mantengan al máximo el agua en lugar de desperdiciarla de un año para otro por comodidad o imprudencia», ha planteado Pedrajas.


Los expertos, en este sentido, recomiendan renovar el agua de las piscinas cada cinco o seis años, y entre tanto, usar productos que la mantienen limpia y usar cobertores para evitar que elementos externos la ensucien, así como una excesiva evaporación. De este modo, el ahorro para las reservas cordobesas sería bastante importante, de entre 2.600 y 3.100 millones de litros en ese periodo sin gastar esas cantidades.


Pedrajas concluye diciendo que «Luchar contra los efectos del cambio climático pasa por una concienciación de toda la ciudadanía, porque cada uno y cada una debemos aportar nuestro granito de arena, y conservar las reservas de agua dulce y usarla de un modo racional y justo es una más de los hábitos que tenemos que adoptar, por la salud de nuestro entorno y la nuestra.»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here