El rap como vía de escape del cáncer

Así es como ve la música Juan Cebrián, un chico de 20 años con linfoma de Hodgkin

0

Juan Cebrián, de nombre artístico Sebri, es un chico de barrio con 20 años al que le encanta el rap y estar en el parque con sus amigos, que además son su vía de escape. Sin embargo, todo cambió cuando empezó a sentir fuertes dolores en la espalda y se empezó a despertar en mitad de la noche con sudores fríos. A raíz de ello, en febrero, fue cuando le diagnosticaron un cáncer presente en la sangre llamado Linfoma de Hodgkin.

Desde entonces su vida ha dado un giro radical, pero eso no le ha frenado para continuar cantando y desahogarse rapeando. Tanto es así, que ha sacado una canción, The Enemy, en la que explica todo el proceso que vivió y sigue viviendo a día de hoy.

P. ¿Cómo afectó el cáncer a tu organismo?

R. Yo estaba en el estadio más alto de todos, que es el 4B, cuando el cáncer ya se ha metido en un órgano. A mí se me metió en los huesos, donde me salieron tumores. Era difícil de encontrar, pero yo me di cuenta porque me empezó a doler la espalda, uno de los tumores que tenía en las vertebras se dilató mucho y se estaba saliendo por fuera del hueso. También tenía sudores fríos y dolores en las piernas.

Juan Cebrián, el joven rapero con Linfoma de Hodgkin
Juan Cebrián, el joven rapero con Linfoma de Hodgkin

P. ¿Cuándo te la diagnosticaron?

R. Fue en febrero, aunque yo me di cuenta antes de los síntomas, en septiembre u octubre. Fui muchas veces a urgencias porque me daban dolores en los que me quedaba casi traspuesto y no podía respirar, por lo que nos asustábamos.

En urgencias me hicieron varias veces radiografías y no me veían nada. Entonces, fui a un especialista y me mandaron un TAC y ahí ya empezó a ver lesiones óseas por todo el cuerpo, pero donde más se pronunciaba era en las vértebras.

«Esa fue la peor etapa para mi, la de la incertidumbre. Una vez que me lo dijeron y me explicaron como era todo me tranquilicé bastante»

P. ¿Cómo fue para ti el momento en el que te enteraste de la enfermedad?

R. Pasó por etapas, porque había una en la que me decían que algo había, pero no estaba claro. Esa fue la peor etapa para mí, la de la incertidumbre. Una vez que me lo dijeron y me explicaron como era todo me tranquilicé bastante.

P. ¿La quimioterapia supuso un cambio en tu estado físico?

R. Sí, conforme iban pasando las sesiones el dolor y los síntomas iban disminuyendo, por lo que me ilusioné. Es verdad que me quedan síntomas, pero se me han reducido los tumores y no me queda ninguno grande. Con las últimas sesiones me han dicho que se me quitarían.

Juan Cebrián, el joven rapero con Linfoma de Hodgkin
Juan Cebrián, el joven rapero con Linfoma de Hodgkin

P. En Facebook subiste vídeos quejándote de la situación de los hospitales durante la pandemia, ¿Cuál fue la razón?

R. Me tuvieron que hospitalizar varias veces para saber lo que tenía entonces se equivocaban mucho con las prueba. A lo mejor me tenían que hacer una prueba que llevaba anestesia y llegaba a la prueba sin anestesiar. Me mandaban tacs o test en los que me metían en uno yodo, en otro radiación y lo tenía que eliminar con la orina bebiendo mucha agua y a lo mejor al día siguiente me hacían una endoscopia o analítica y no podía beber agua. No sabía si beber para eliminar las sustancias rápido y no morirme o no hacerlo porque tenía la prueba.

También cuando vives en un hospital tienes que pagarlo todo, mi madre cada vez que está de acompañante se tiene que comprar comida, pagar la televisión y todo lo que está consumiendo allí. Yo lo pago porque mi madre gracias a Dios tiene para comer, pero cualquiera que esté allí que viva en un pueblo y puede que no tenga a nadie para traerle comida o que no tenga dinero para comerse algo de las máquinas. Subí esos vídeos pidiendo ayuda, no para mí porque al final me llegó, me llamó un director del Hospital Reina Sofía preguntado qué necesitábamos. Yo quería esa ayuda para todo el mundo, pero al final no llegó.

«Mi madre cada vez que vamos al médico está muy nerviosa»

P. ¿Cómo se lo tomaron tu familia y amigos cuando se enteraron?

R. Mis amigos, al ver que no estaba preocupado no se lo tomaron mal. Sin embargo, mi novia y mi madre sí estaban todos los días un poquito asustadas. A mi madre se le notaba y se le sigue notando, cada vez que vamos al médico está muy nerviosa. Yo me lo tomo con mucha tranquilidad, lo que tenga que pasar, pasará y no me asusto por nada.

Juan Cebrián, el joven rapero con Linfoma de Hodgkin
Juan Cebrián, el joven rapero con Linfoma de Hodgkin

P. Cambiando un poco al tema de la música, he visto que te gusta rapear. ¿Cómo empezaste?

R. Desde chiquitillo me gustaba hacer letras sobre lo que me pasaba. Nosotros criábamos pájaros y si se moría uno le escribía un tema con tal de desahogarme. Lo que no sabía era un género claro, yo escribía canciones con una base que me encontraba. Una era de rap, otra era pop, de lo que fuera.

Ya iba creciendo y me juntaba en el parque con otros chavales y me gustaba el rap, improvisar. Cuando estamos «rayaos» como nosotros decimos nos ponemos a escribir para desahogarnos. Ojalá yo me dedicase a la música, para mí es un hobby. Yo soy albañil, estudio, tengo mis cosas aparte.

Juan Cebrián, el joven rapero con Linfoma de Hodgkin
Juan Cebrián, el joven rapero con Linfoma de Hodgkin

P. ¿Cómo surgió tu último tema de rap, The Enemy, en el que hablas de tu enfermedad?

R. Ese tema de rap empezó cuando estaba ingresado y no sabía lo que tenía. Me sirvió para expresar la incertidumbre que yo tenía. Conforme pasaba el tiempo, iba escribiendo cada «cacho» con lo que me iba pasando. y ya me diagnosticaron lo que tenía, empecé las sesiones de quimio.

En el tema también reflejo los síntomas, cuando iba sintiendo mareos y ganas de vomitar. También plasmé las vivencias del hospital porque me he encontrado muchos niños que están viviendo situaciones así. Te da tanta pena que se queda metido en el cerebro y el cerebro lo expulsa cuando estas escribiendo y cantando.

P. ¿Te costó cantar la canción de rap por tus síntomas?

R. Muchas veces me he quedado sin aire o más flojo del mismo tratamiento. El otro día se me bajaron las defensas y se me infló la boca. Cuando tengo llagas en la boca, es el momento de escribir y cuando estoy bien salgo con los «amiguetes» y le pongo bases.

«Malo vas a estar, pero si estas malo y amargado vas a estar doblemente malo»

R. Si tuvieses que darle un consejo a las personas jóvenes que tienen alguna enfermedad, ¿qué les dirías?

P. La enfermedad va a estar ahí queramos o no queramos, lo que nos queda es ser fuertes y afrontarla con el menor miedo posible. Que disfruten mucho, porque cuanto más se olviden de que tienen la enfermedad, mejor lo van a pasar y más fuerzas para luchar van tener. Malo vas a estar, pero si estas malo y amargado vas a estar doblemente malo.

Belén Tobajas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.