Retiran el islote de toallitas de bebé acumulados en los Sotos de la Albolafia

Los sedimentos y residuos se habían acumulado en el río Guadalquivir y suponía una amenaza ambiental para el entorno de la Torre de la Calahorra y el Puente Romano de Córdoba

Retiran el islote de toallitas de bebé acumulados en los Sotos de la Albolafia. FOTO: RAM
Retiran el islote de toallitas de bebé acumulados en los Sotos de la Albolafia. FOTO: RAM

La Junta de Andalucía ha eliminado el islote de sedimentos, toallitas húmedas y residuos que se habían acumulado en el río Guadalquivir, junto a la Torre de la Calahorra y el Puente Romano de Córdoba, donde los trabajos de limpieza venían realizándose dentro del Proyecto de Mantenimiento de la Biodiversidad en el Monumento Natural Sotos de la Albolafia.

Así lo ha destacado el delegado de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía en Córdoba, Rafael Martínez, que se ha desplazado este miércoles al lugar en el que se había formado el islote de sedimentos y ha informado de los trabajos realizados para dejar resuelto la problemática ambiental creada.

En concreto, desde primera hora de la mañana una retroexcavadora trabaja en el lugar, retirando el soto, del que se eliminaron los residuos este martes, y el delegado territorial ha explicado que «se está trabajando para eliminar por completo el islote de sedimentos, una vez que de éste se han limpiado manualmente de todas las toallitas y residuos acumulados».

Ha precisado que, además, «todos los residuos que allí se encontraban, diez toneladas entre desperdicios y arenas contaminadas por ellos, han sido trasladados al vertedero, mientras que los sedimentos limpios están siendo extendidos por otras zonas de los Sotos de la Albolafia».

Los trabajos de limpieza de este espacio se venían realizando dentro Proyecto de Mantenimiento de la Biodiversidad en el Monumento Natural Sotos de la Albolafia, en ejecución desde principios de 2022, aclarando Martínez que «dentro de estos trabajos ya se estaba limpiando de basura y todo tipo de residuos esta zona de alto valor ecológico y paisajístico», y está previsto que los trabajos continuarán durante el primer trimestre del presente 2023.

De hecho, según ha subrayado, «los trabajos de limpieza no han parado desde el inicio del proyecto, salvo durante el periodo de nidificación y cría de avifauna presente en los Sotos, dado que entre las actuaciones del proyecto se incluyen desbroces, podas y eliminación de cañas y otras especies exóticas».

Martínez también ha apuntado que «las fuertes lluvias de finales de diciembre y todos los arrastres que trae el río son la causa de la formación en la zona aledaña a la Torre de la Calahorra del islote, al que inevitablemente se ha ido enganchando gran cantidad de basura y desperdicios«.

Las toallitas de bebé

El delegado territorial de Medio Ambiente ha aprovechado lo ocurrido para concienciar a la población del «gravísimo problema que supone el mal uso de las toallitas húmedas, que en ningún caso deben ser tiradas por el inodoro, ya que suponen una amenaza ambiental con un elevadísimo coste de limpieza».

En este sentido, Martínez ha señalado que «el coste de dinero público que supone el problema de las toallitas húmedas asciende a los 1.000 millones de euros al año para el conjunto de la Unión Europea (UE)».

Por último, ha agradecido el trabajo realizado por los operarios de la empresa pública Tragsa en la limpieza del islote de sedimentos y la colaboración entre las administraciones implicadas en el Proyecto de Mantenimiento del Monumento Natural Sotos de la Albolafia, que se inició a principios de 2022 y cuenta con un presupuesto de 416.713 euros, la colaboración del Ayuntamiento de Córdoba y el consenso y colaboración de las asociaciones y plataformas que han mostrado interés.

Concretamente, el delegado ha hecho referencia al trabajo que desde hace unos días viene realizando la Empresa Municipal de Aguas de Córdoba (Emacsa) en los aliviaderos de los colectores de aguas pluviales y residuales, «eliminando una cantidad ingente de toallitas que permanecían allí adheridas, un peligro de cara a otro episodio de lluvias».

Los trabajos continúan y, en esta línea, el delegado territorial ha resaltado la importancia de este espacio declarado Monumento Natural, que «constituye un raro ejemplo de área fluvial, encastrada en un tejido urbano singular y que, por diversas razones de tipo hidrológico, histórico y urbanístico, se ha convertido en una zona de extraordinario interés ecológico».

El proyecto creará una estructura de la vegetación que será susceptible al disfrute y la contemplación del propio Monumento Natural y de los elementos patrimoniales que alberga, como el molino de San Antonio, el molino de Enmedio, el molino de Pápalo o la propia noria de la Albolafia, emblema de la ciudad de Córdoba.