Algo ocurre cuando llega diciembre. Resuena un tintineo entre los olivares cordobeses con un aroma muy peculiar. Se trata de anís, chocolate y turrón. Este aroma que invade los pinares de la subbética procede sin duda de Rute, el pueblo de la Navidad.

Visitar este municipio cordobés en pleno corazón de Andalucía es una peregrinación gastronómica obligatoria para celebrar las fiestas navideñas, pues Rute ofrece al visitante siete museos temáticos relacionados con la Navidad: El Belén de Chocolate; el Museo del Aguardiente Anisado de Rute y de España; Museo del Turrón, Mantecado y Mazapán; Museo del Jamón; Museo del Azúcar; Museo de la Chacina y, por último, el Museo del Anís. 

Sabor a Navidad

El que fuera alcalde de Rute y actual presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, da la bienvenida a su localidad natal. «Estamos en el pueblo de la Navidad», la tierra del anís, de los mantecados, el dulce navideño, del jamón, de la chacina, entre muchos otros «productos de excelencia«, apunta.

Rute cuenta con el museo de chocolate más grande del mundo y otros tantos que, en definitiva, permiten disfrutar de «una oferta muy original» para quien visite el municipio en diciembre. Una oferta que «se renueva año tras año» y que recibe más de 100.000 visitantes durante estos dos meses de invierno.

Asimismo, Ruiz recuerda que «no hay mesa navideña y no hay Navidad sin una copita de anís y unos mantecados». Razón de peso para pasar por Rute y hacer la compra con los productos típicos de las fiestas.

«No hay Navidad sin una copita de anís y unos mantecados»

Museos Temáticos

Rute atesora un importante patrimonio industrial de siglos pasados, transformado en las últimas décadas en importantes museos gastronómicos en los que se continúa elaborando, con fórmulas ancestrales anisados y licores, mantecados, turrones, chocolate y chacinas.

Un placer para los sentidos es visitar estas industrias que han dado forma a la vida de una localidad. Las empresas van ampliando anualmente la oferta museística, con atractivas y novedosas ideas.

Museo del Anís

Ubicado en una centenaria destilería ofrece al visitante la historia y tradición de la elaboración de anisados y licores. A lo largo de cuatro salas, se encuentran alambiques de cobre, en los que se continúa elaborando el elixir ruteño, obra del artista local, el maestro calderero Francisco Casas.

En las vitrinas de la sala de maceraciones se podrá conocer la historia de más de un centenar de destilerías dedicadas a toreros, personajes literarios y animales. Desde los aguardientes puros de uva hasta los actuales anisados que existieron desde el siglo XVII.

No falta espacio para dar a conocer los personajes femeninos y su participación en la comercialización en la Sala de la Mujer. Asimismo, la visita acaba con una cata de los destilados en la Sala de Degustación, donde se podrá brindar con todos los sabores del museo.

Museo y Belén de Chocolate

Una empresa familiar que se remonta a más de noventa años atrás, continuan a dedicados a la fabricación de dulces. El buen hacer de la pastelería tradicional se ha transmitido de generación en generación. Actualmente, Jorge, Ramón y Victoria ha convertido Galleros Artesanos de Rute en una empresa competitiva en el mercado sin perder un ápice de calidad en sus dulces.

Además de disfrutar de los dulces de Navidad del municipio, Galleros artesanos ofrece la oportunidad de visitar su Belén de chocolate, el más grande de España. En él se recrean calles, templos, personajes y escenas de la vida cotidiana de Jesucristo. Para ello, los artesanos pasteleros emplean miles de kilogramos de chocolate y unos cuatro meses para fabricar el nacimiento más dulce.

Fotos: Miguel Valverde

Museos del Aguardiente Anisado de Rute y de España

Si quieres conocer la verdadera historia del aguardiente anisado, tienes que visitar los nuevos Museos del aguardiente anisado de Rute y España. El anís sigue siendo considerado una bebida medicinal (en un principio no llevaba el alcohol que contiene hoy en día), con unas 27 propiedades beneficiosas para la salud.

Además, en este museo fabrican su propia marca, La flor del fresno, 100% fabricada en Rute, siguiendo sus recetas propias que datan del año 1880 y que recuperan la primitiva etiqueta de esta época.

Con más de 8.000 piezas originales sobre el producto más genuino de Rute y más de 6.000 marcas diversas de anises (200 de Rute y 6.000 del resto del país y las antiguas colonias nacionales), el museo atesora un espectacular patrimonio a descubrir.

El primer cartel hecho en una fecha inédita para los historiadores del anís Licri o una botella única en el mundo de anís La bandera española, son algunos de las piezas a contemplar. ¿Te gustaría ver el primer maletín que se hizo en España para un viajante en 1870 en nogal, ébano y plata? ¿O el cartel más antiguo de Sevilla, de 1895, del cual dos años después se copió el primero que hay en Atlanta de la empresa Coca-Cola?

La entrada general a estos dos museos tiene un coste de tres euros, incluyendo visita guiada y cuatro degustaciones de aguardientes. Para grupos, la entrada se reduce a dos euros. Respecto al horario durante la campaña de Navidad es de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 (L-V) y de manera ininterrumpida de 10:00 a 20:00 (sábados, domingos y festivos).

Museo del Mantecado

Un recorrido por la historia de los dulces navideños, gracias a la reproducción de una antigua industria familiar de mantecados, enmarcada en un espacio lleno de detalles, curiosidades y sorpresas. Maquinaria, recetarios y fotografías de visitantes ilustres, son algunas de las piezas a descubrir.

La Flor de Rute se muestra la exposición exclusiva de Andalucía en azúcar, un recorrido por los monumentos andaluces realizados íntegramente en azúcar. Una labor totalmente artesanal, que necesita varios meses de trabajo y las convierte en piezas únicas y exclusivas, realizadas por el maestro pastelero Luis Muixi.

Y por si fuera poco, del mismo material azucarado han elaborado cuadros y figuras, como el Castillo de Disney, la figura de Salvador Dalí, la Duquesa de Alba, Michael Jackson, Picasso o pinturas tan famosas como el Guernica.

Museo artesanal del Turrón, Mantecado y Mazapán

Productos Garrido ha sabido superarse a lo largo de los años, con constancia, esmero y perfección en el trabajo diario, combinando lo artesanal con las nuevas tecnologías. Cincuenta años trabajando con la meticulosidad de sus antepasados, han conservado y ampliado los elementos artesanales para la elaboración de sus turrones, mazapanes y mantecados.

Toda la historia y tradición cultural es visible a través de los útiles e instrumentos usados en la elaboración artesanal de sus productos, los cuales se muestran en este museo. El Museo Artesanal del Turrón, Mantecado y Mazapán expone los procesos de fabricación de antaño y los útiles necesarios para ello. Asimismo, dispone de un espacio dedicado a cada especialidad, con especial mención al turrón que tan famosa ha hecho a esta casa.

Casa Museo del Jamón

Siglos atrás, Rute era conocido por sus afamados jamones. El paisaje ruteño, fundamentalmente de encinas y viñas, unido a su propicia climatología y altitud hacían de esta localidad de la subbética un lugar idóneo para la crianza del cerdo. Hoy día la fabricación artesanal de productos cárnicos derivados del cerdo continúa estando vigente de la mano de Jamones Rute.

Para preservar y promocionar esta industria alimenticia de antaño, esta empresa ha creado esta Casa Museo del Jamón. Una empresa fundada por la familia Jiménez Bueno hace más de 60 años de los cuales, a través del tiempo, han ido quedando instrumentos y enseres de lo más variopinto, relacionados con la elaboración artesana de los jamones y embutidos que aquí se exponen, con el cuidado y esmero que les caracteriza.

Reportaje gráfico: RAM, Miguel Valverde, Insitu Diario y Archivo