Siete asociaciones vecinales reclaman al Ayuntamiento que permita las placas solares en el casco histórico

Representantes de las asociaciones vecinales han pedido a la GMU "que responda a las numerosas propuestas presentadas en relación con esta temática"

Asociaciones vecinales

Representantes de siete asociaciones vecinales del casco histórico de la capital cordobesa han reclamado este jueves a la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) del Ayuntamiento de Córdoba, a las puertas del propio Consistorio, que permita la instalación de placas solares en el casco histórico, para facilitar el autoconsumo eléctrico a sus más de 32.000 vecinos.

En concreto y en rueda de prensa, representantes de las asociaciones vecinales La Axerquía, Regina-Magdalena, La Medina, Galea Vetus de San Agustín, San Lorenzo Existe, Puerta de Almodóvar y La Fuenseca, Santa Marina y Orive, que cuentan con el apoyo del Consejo de Distrito Centro, han pedido a la GMU «que responda a las numerosas propuestas presentadas en relación con esta temática«, lamentando que el presidente de la GMU, el teniente de alcalde de Urbanismo, Salvador Fuentes (PP), «incumpla repetidamente su compromiso de atender esta demanda vecinal».

A juicio de los representantes vecinales, «con las subidas del precio de la electricidad y la dependencia precaria del gas y del petróleo importado, la transición energética es más urgente que nunca», y en este contexto «el autoconsumo con paneles solares es la forma más rápida, democrática y económica para conseguir dicha transición, con un mínimo gasto público», partiendo de la base de que «colocar placas solares, más que un derecho, es un deber».

También ha esgrimido a favor de ello el argumento de que «los paneles solares son instalaciones livianas y reversibles, con una vida útil de diez a 20 años, justo el tiempo que necesitamos para implementar la transición energética. Para entonces ya habrá otras soluciones mejores y se podrán desmontar, pero hay que actuar ya, de forma ordenada y operativa».

Además, para las asociaciones vecinales «es inadmisible mantener la actual situación de discriminación contra los 32.000 vecinos del casco histórico, tanto si es por un mero capricho esteticista, como por simple incompetencia», no siendo de recibo tampoco «el incumplimiento por la Presidencia de la GMU de los acuerdos plenarios que, por unanimidad, instan a desbloquear las licencias para instalar paneles solares».