«Somos lo que damos, somos Amor” es el lema de la campaña del Corpus de Cáritas Diocesana de Córdoba que empieza este domingo.

Para el lunes 13 de junio se ha programado la tradicional rueda de prensa

Procesión del Corpus del pasado año 2020 en el Patio de los Naranjos de la Mezquita-Catedral. Foto: Europa Press

 La conmemoración del Corpus Christi, en torno a la cual Cáritas Diocesana de Córdoba celebra la semana de la Caridad, es una de las fechas más relevantes en el calendario de nuestra entidad, ya que esta celebración nos sirve para concienciar sobre nuestra actividad y también poder recibir la colaboración de todos para así ayudar a las personas más vulnerables a través de las Cáritas presentes en cada una de las parroquias de la Diócesis de Córdoba.

Como ha afirmado Salvador Ruiz, Director de Cáritas Diocesana de Córdoba, “la crisis económica que todavía arrastramos como resultado de la pandemia se ha visto sumamente agravada por la subida de precios derivada de la guerra en Ucrania, que incide especialmente en la economía de las personas más vulnerables, que sufren la pobreza y la exclusión social”. Por ello, el Director de Cáritas señalaba que “hoy, la colaboración de todos es más necesaria que nunca, porque la cantidad de familias en riesgo o situación de exclusión ha aumentado significativamente y está obligando a muchas personas, que antes no habían necesitado acudir a nuestros centros de acogida y despachos parroquiales de Cáritas, a pedir ayuda para sustentarse ante las necesidades más básicas, que en muchas ocasiones no están cubiertas. Muchas personas hoy en Córdoba no tienen lo necesario para vivir con dignidad y es necesario que todos nos compadezcamos ante el dolor ajeno con un corazón disponible para compartir”. 

Este año la Semana de la Caridad volverá a las calles de la ciudad con nuestra tradicional cuestión, el próximo 16 de junio. Nuestros voluntarios y sus huchas estarán de nuevo en las calles para que la solidaridad de los cordobeses se convierta en justicia, esperanza, amor, cuidado, alegría para los más necesitados. 

Ésta no será la única actividad que llevemos a cabo durante las dos próximas semanas, ya que a lo largo de nuestra campaña del Corpus daremos a conocer a través de acciones comunicativas en redes sociales y medios de comunicación a las personas que componen los grupos de Cáritas Parroquiales, el lugar donde se hace comunidad, donde se está más cerca del prójimo y desde donde acompañamos a las personas más vulnerables de cada barrio, estando a su lado, siempre con la mano tendida. En los tiempos en los que vivimos, se hace imprescindible y necesario hacer del amor un faro que se convierta en referente para alumbrar a quienes más lo necesitan, por eso el lema de este año ‘Somos lo que damos, somos Amor’ está estrechamente unido con la identidad de Cáritas, con lo que somos y con lo que nos diferencia.

La campaña del Corpus de 2022 tiene para Cáritas Diocesana de Córdoba varios hitos relevantes durante la segunda semana, en un año en el que volvemos a la normalidad pre pandemia.

Para el lunes 13 de junio se ha programado la tradicional rueda de prensa donde daremos a conocer nuestra memoria de actividades del 2021, un año en el que aún se ha notado mucho que estábamos viviendo una pandemia mundial.  La Parroquia de San Miguel acogerá, un año más, el miércoles 15 a las 21:00 la Vigilia de Oración por las personas que sufren pobreza y exclusión, presidida por nuestro delegado diocesano, el Rvdo. D. Pedro Cabello. El jueves 16, después de la celebración de la Eucaristía de envío para los voluntarios y técnicos de Cáritas Diocesana de Córdoba, llevaremos a cabo la cuestación, que este año volverá a su formato tradicional en la calle, aunque seguiremos recibiendo también donativos desde el inicio de la campaña a través de las distintas formas de colaborar con nosotros (Nº de cuenta ES11 0237 0210 3091 5651 3781 Concepto: Corpus 2022. Nº de Bizum 33581). El domingo 19, Solemnidad del Corpus Christi, nos uniremos a la celebración solemne de la Eucaristía en la Santa Iglesia Catedral de Córdoba, presidida por el Excmo. Sr. Obispo de la Diócesis, Mons. Demetrio Fernández González, seguida de la procesión con la Custodia de Arfe por las calles del Casco Histórico de Córdoba.