Inicio Magazine ‘Sota’ Pérez, el artista urbano que dibuja con letras

‘Sota’ Pérez, el artista urbano que dibuja con letras

'Sota' es un creador multidisciplinar que ha adoptado el arte urbano como medio expresivo en sus quince años de trayectoria

0

Iván ‘Sota’ Pérez es un diseñador gráfico y artista urbano que reside y trabaja en Córdoba. Graduado en diseño gráfico y fotografía analógica, complementa su actividad artística con la gestión cultural ‘underground‘ en la ciudad de Córdoba y la investigación de nuevas posibilidades en el mundo del arte urbano inspirado principalmente en el diseño tipográfico.

El ‘street art’ o arte urbano es todo el arte que se desarrolla en los espacios públicos, es decir, en la calle. Aunque el término normalmente se refiere a un acto de naturaleza ilícita, a diferencia de las iniciativas de las instituciones públicas, estos artistas ven en la calle el espacio sin explotar para fines personales de crear sus obras.

En la trayectoria artística de ‘Sota’ cabe destacar su trabajo en el Centro de Arte Contemporáneo de Córdoba (C3A). El proyecto desarrollado junto a Ciudad Creativa titulado “Amodiolarambla”. Su labor como artista se refleja en multitud de proyectos para la ciudad de Córdoba, como Cosmopoética 2020. Es importante destacar su participación en la mesa redonda sobre Neoartesanía en el Museo Picasso de Málaga y su intervención artística en el festival de diseño Telmodice: para la exposición “El pálpito de lo vernáculo”.

‘Sota’ Pérez junto a su mural de Ronda de Isasa. Foto: Miguel Valverde

El nacimiento del arte urbano

Podríamos decir que el arte urbano se remonta al día en el que un hombre pintó por primera vez una figura sobre una pared. Es decir que existe casi desde el inicio de la historia del arte. Pintar sobre los muros de edificios y calles ha sido una constante a lo largo de la historia de la humanidad.

Se considera que el arte urbano dio sus primeros pasos como tal en París, ya que fue una práctica muy común entre ciertos pintores en los años cuarenta y cincuenta, de autores como Yves Klein o Jean-Michel Basquiat. Además, comenzaron a verse en los muros de la ciudad inscripciones con mensajes políticos realizados con plantillas. Hubo que esperar a mediados de los noventa para que comenzará a estudiarse el fenómeno del arte urbano de forma global, percibiendo las manifestaciones de este tipo surgidas en diversas ciudades del mundo como parte de un mismo fenómeno.

Tuvo mucho que ver en ello el norteamericano Shepard Fairey y su campaña Obey. Su mensaje original era casi inexistente y no parecía haber en ella más propósito que el de llamar la atención sobre su autor, pero ha sido parafraseada y homenajeada en muchos ocasiones por su valor pionero entre los artífices de la cultura urbana.

Mural de ‘Sota’ Pérez en Ronda de Isasa. Foto: Miguel Valverde

El arte urbano como movimiento nace en Filadelfia, en Estados Unidos, en los años sesenta. En aquella época se denominaba ‘Bombing’ debido a que un grupo de artistas bombardearon los muros de la ciudad con mensajes de protesta. Rápidamente, se fue extendiendo por todo el país, pero fue sobre todo en Nueva York, en el barrio del Bronx donde los jóvenes empezaron a rayar los muros de las estaciones de metro con todo tipo de imágenes. 

En la década de los ochenta, las autoridades neoyorquinas le declararon la guerra a los grafiteros y aplicaron medidas de represión muy fuertes en su contra. Esto hizo que el epicentro del arte urbano se trasladara a Europa, a ciudades como Berlín, Londres y París. En Inglaterra se esparció por varias ciudades y alcanzó su cúspide en Bristol, donde supuestamente nació el famoso artista urbano, ‘Banksy’.

En ese momento también se empezó a diferenciar entre grafiti y arte urbano. El primero es una intervención rápida con pintura de latas de aerosol, mientras que el segundo es una intervención de un espacio urbano en la que se utiliza una técnica y materiales más profesionales. A día de hoy el arte urbano se exhibe incluso en museos y galerías.

‘Sota’ Pérez posa junto a su mural en Ronda de Isasa. Foto: Miguel Valverde

Las características del arte urbano

Si algo caracteriza al arte urbano alrededor del mundo es su diversidad. Las intenciones de sus autores son muy variadas, no todos manejan el lenguaje de la subversión y la ironía, no todos tratan de incitar en el público reflexiones sociales ni políticas, pero sí buscan llamar nuestra atención, sorprendernos al ocupar un espacio público no concebido para albergar obras de este tipo. Intentan convertir la calle en un museo al aire libre, en definitiva, al liberar el arte de su supuesto público objetivo.

El estarcido y la pintura en spray son las técnicas más populares entre las vinculadas a la creación urbana, aunque, por supuesto éstas son casi ilimitadas y alcanzan el pegado de tiritas con mensaje en los semáforos o el encaje de bolillos.

Hay que resaltar que el mundo del arte urbano tiene una cierta identidad individual y a la vez colectiva. Cualquier artista urbano que se precie debe tener un estilo propio que le identifique y además, algo reconocible.

‘Sota’ es un artista multidisciplinar que ha adoptado el arte urbano como medio expresivo en sus quince años de trayectoria. Sus piezas cuentan con un cuidado cromatismo y un estudio tipográfico minucioso para sacar el máximo partido a lo que él denomina “dibujar con letras”.

Álvaro Castilla/Fotos: Miguel Valverde

No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil