Es un espectáculo concebido para la libertad artística en su máxima expresión dentro del lenguaje del Flamenco, en el que los intérpretes se unen para disfrutar del arte sin contemplaciones y donde el cante el baile y el toque se ponen al servicio de la narrativa. José Valencia al cante, Juan Requena a la guitarra y Jesús Carmona en el baile se adentran en un mundo onírico en el que diferentes juegos son el motor de cada escena, dándole así un aire fresco a cada uno de los palos interpretados. Desde los pregones a las alegrías, transitando entre la tradición y la vanguardia. Una excitante mixtura de tradición y modernidad.

Trío de ases para un juego único

Fotos: RAM