‘Todos somos Íker’: Puente Genil se une para sufragar la operación de un niño epiléptico

Una profesora del pequeño fue quien ideó esta iniciativa solidaria que se ha viralizado en redes sociales y con la que sus padres, en menos de un mes, están a punto de conseguir los 50.000 euros necesarios para la intervención

0
Todos somos Íker
Todos somos Íker Foto: David López

A veces el milagro de la Navidad llega con antelación. La iniciativa solidaria bautizada como ‘Todos somos Íker’ es un claro ejemplo. David López e Inmaculada Márquez, los padres del pequeño Íker, están a punto de conseguir los 50.000 euros que necesitan para poder sufragar una intervención con la que esperan que desaparezcan las crisis epilépticas que padece su hijo y les de a toda la familia mayor calidad de vida.

Desde el pasado 7 de diciembre la campaña solidaria inundó las redes sociales del país y Puente Genil se ha llenado de huchas, carteles, pulseras y mascarillas para que los vecinos pudieran aportar su granito de arena. Su padre lo tiene claro: «Todo el dinero que exceda los 50.000 euros que necesitamos será donado a causas similares. Hemos recibido donaciones de asociaciones deportivas, culturales, de amigos, clientes de nuestra empresa e incluso de gente de fuera del pueblo».

Esta pareja no imaginaba, hace ocho años cuando nació Íker, el camino que les quedaba por recorrer. «Con sólo mes y medio de vida sufrió un ictus, que le afectó al hemisferio cerebral izquierdo. Y a partir de los tres años comenzaron las crisis epilépticas», narra David López.

«Después de llevarlo a la sanidad pública, hemos optado porque lo sometan a una hemisferectomía funcional en la sanidad privada, en el Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz (Sevilla). Buscamos a los mejores neurólogos porque a medida que iba creciendo las crisis se iban agudizando y necesitamos una solución. Y un amigo nuestro nos recomendó esta clínica, en la que tenía muy buena experiencia», explica.

Una nueva vida en 2021

La familia tiene todas las esperanzas puestas en la intervención a la que someterán a Íker a comienzos de 2021: «La operación está prevista para mediados o finales de enero. Y si todo sale como esperamos, se erradicarían las crisis epilépticas y mejoraría su desarrollo cognitivo, frenado en buena parte por éstas», destaca su padre.

«Tiene un 53% de minusvalía. Hay que estar pendiente de él las 24 horas del día porque además es hemofílico y a raíz del ictus arrastra un pequeño retraso madurativo. Aún así él ha aprendido a ser zurdo sin ser zurdo natural, ya que tiene afectado el brazo y la pierna derecha. Y poco a poco va hablando mejor», añade.

Su enfermedad marca su día a día: «Algunas mañanas le dan un par de crisis que lo dejan agotado y debe descansar unas cuantas horas hasta que su cerebro se ‘resetea’ y vuelve a tener ganas de hacer cosas», declara.

Pero este pequeño pontanés cuenta con grandes aliados. Íker acude al CEIP Agustín Rodríguez de Puente Genil, donde se han volcado con la causa, empezando por su profesora, María José, que fue quien ideó esta campaña solidaria para conseguir los fondos necesarios. «El trato de todos los profesionales del centro ha sido siempre magnífico hacia mi hijo. Se han volcado mucho con él», subraya el padre.

Rocío Górriz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.