Boleros, rumbas, sevillanas y romanticismo en estado puro. Al pasear por Córdoba, concretamente por la céntrica calle José Cruz Conde, se puede descubrir la voz de Toni Rivas. Trabaja para una empresa de una empresa de network marketing, pero si algo le apasiona es ser cantante. Después de más de 20 años sin cantar, ha desempolvado su micrófono y recientemente ha reeditado Solo por ella, una nueva versión más pop de la que le dedicó a su mujer cuando «éramos novios» y que grabaron en un estudio de Montilla.

https://youtu.be/wsLZrvl82ek

Desde era «pequeñito», ha cantado «prácticamente toda mi vida». Lamentablemente, hace más de 20 años, su música se paralizó, cuando le detectaron un tumor cerebral a su hijo Alberto, «a mi niño» cuando tenía 9 años. Hoy Alberto tiene 31 años y se encuentra «bastante mejor», a pesar de las secuelas que tiene.

Un suceso así «te cambia la vida por completo, al niño y a toda la familia». En aquel momento, Toni vivía de la música, pero «no tenía ánimos» para cantar en un boda delante de 300 invitados cuando él realmente estaba pensando en su niño.

Después de casi media vida sin música, el cantante ha recuperado sus canciones, pero esta vez se ha lanzado a la calle. Para él, «la calle es un lugar increíble para dar a conocer la música». Le atrae la idea de que aquellas personas que pasen y «si quieren se paran y si no pues no pasa nada». Por ello, se siente libre de poder cantar en Cruz Conde.

«La calle es un lugar increíble para dar a conocer la música»

Los vecinos le recuerdan desde pequeño cantando en el patio del bloque cualquier canción de Luis Miguel. Procuro olvidarte de Manuel Alejandro es uno de sus temas favoritos. Respecto a los géneros, prefiere los boleros, las rumbas y las sevillanas porque «estamos en tierra de eso, ¿no?». Se atreve con todo tipo de canciones e incluso tiene composiciones propias, por lo que quien quiera conocerlo, puede disfrutar de un paseo por el Centro y disfrutar de su música.

Reportaje gráfico: RAM