Un camionero cordobés se queja de la falta de medios para hacer más efectivo su trabajo

Rafael Álvarez asegura que hay muchas gasolineras en España que les cierran los aseos

0
Vídeo aportado por Rafael Álvarez

Rafael Álvarez es uno de los transportistas que con su trabajo permite que recibamos todos los productos básicos alimentarios y sanitarios que se han vuelto tan cruciales durante la cuarentena. Sin embargo, según Álvarez, este gremio no está siendo escuchado, pues desde que se declaró el estado de alarma se les está privando de usar los aseos de las gasolineras.

Facilidades de servicios de aseo y cátering

El pasado 15 de marzo el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana dictó la Orden TMA/229/2020, en la que queda recogido por motivo de la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el Covid-19 que «los establecimientos de suministro de combustible que dispongan servicios de aseo deberán facilitar su uso a los conductores profesionales». Sin embargo, Álvarez afirma que «se nos está impidiendo en muchas gasolineras españolas entrar a los aseos que tienen para hacer nuestras necesidades. La denuncia está hecha, pero parece ser que nadie nos escucha».

«Algunos restaurantes están manteniendo las cocinas abiertas para darnos de comer, ya sea a través de la ventanilla o bien dándonos una bolsa para que nos la llevemos en el camión. Mantienen el negocio cerrado, pero nos están aportando comida gratuitamente«, agradece. Según la Orden del 15 de marzo, «aquellos establecimientos que dispongan de cocina, servicios de restauración, o expendedores de comida preparada, deberán facilitar al transportista profesional un servicio de catering».

Otro hecho a destacar es que, según cuenta el transportista, «en la mayoría de áreas de servicio de España te cobran tres euros por ducharte, mientras que en las francesas en su mayoría son gratuitas». «Yo entiendo que una ducha conlleva un gasto de agua caliente y que supone un dinero para la persona que te ofrece el servicio, pero es que normalmente sueles tomarte algo y dejas un dinero», concluye.

Liberalización de los tiempos de descanso

El pasado 16 de marzo, la Dirección General de Transporte Terrestre sacó una nueva resolución por la que «se exceptúa temporalmente el cumplimiento de las normas de tiempos de conducción y descanso en los transportes de mercancías». El 14 de marzo entró en vigor el Real Decreto 463/2020 en el que se recogían medidas para asegurar en todo momento el transporte de mercancías por carretera para garantizar el abastecimiento de la población. Estas circunstancias excepcionales generadas por la crisis sanitaria por el Covid-19 aconsejan flexibilizar las condiciones de trabajo de los conductores para reducir el riesgo de la salud de los mismos.

Rafael Álvarez era uno de los transportistas que se encontraban en ruta cuando se declaró el estado de alarma y asegura que «el transporte no se ha visto afectado; estamos trabajando y cumpliendo con nuestras recogidas y entregas». Sin embargo, a pesar de que se hayan liberalizado los tiempos de descanso, Álvarez manifiesta que «mi empresa me ha dicho que sigamos trabajando a ritmo normal, haciendo los mismos descansos que hasta ahora, porque si tú sales al extranjero y te detiene cualquier agente y descubre por el controlador que has roto los tiempos de descanso de conducción te pueden multar, ya que no es una norma que se haya hecho nivel comunitario, solo en España». Asegura que «hay mucha desinformación por parte del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y los sindicatos de transporte tampoco hacen por hacer fuerza y por explicar bien las cosas».

Antes de que se diera esta situación de crisis sanitaria únicamente contaban con la protección que les daban algunas empresas específicas. Esta protección, según cuenta Álvarez, consistía en protectores para el pelo y la barba. Ahora, al no tener medidas específicas para este sector se siguen las indicaciones de la empresa, por lo que la mayoría de empresas no les permiten entrar en los almacenes, sino que desde el camión ponen el albarán y la empresa se encarga de la descarga para evitar el contagio.

En vistas de la situación actual, Álvarez cree que «con la mascarilla sería suficiente». Cree que más empresas deberían ocuparse de la carga y descarga porque «nuestro trabajo es conducir y ocuparnos de la carga y descarga es un sobreesfuerzo añadido, sobre todo ahora que podemos contaminar en un momento dado las mercancías».

Lucía Montilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.