El Museo arqueológico de Córdoba, en coordinación con el museo de Bellas Artes han presentado la exposición Julio Romero de Torres y el mito mediterráneo del toro. Un diálogo entre la figura sagrada del toro en época clásica y la representación pictórica del toreo por el pintor cordobés.

Los visitantes podrán disfrutar de la muestra temporal, desde hoy hasta el 10 de enero de 2021. Una exposición de cuatro obras, entre las que se encuentran la Mitra de mármol hallada en Cabra y el lienzo de Machaquito representado por Romero de Torres.

Con motivo del 90 aniversario de la muerte del pintor cordobés de Julio Romero de Torres (1874 – 1930), esta exposición trata de un diálogo en torno al mito mediterráneo del toro, la Antigüedad clásica y la obra del este pintor.

Las cuatro piezas que completan la exposición

En concreto, la muestra expone tres piezas del Museo Arqueológico, el Mithras Tauroktonos de Cabra (Siglo II), un retrato de Augusto procedente de Montemayor y un Busto de Atleta de Córdoba.

Inauguración de 'Julio Romero de Torres y el mito mediterraneo del toro' en el Museo Arqueológico de Córdoba
Inauguración de ‘Julio Romero de Torres y el mito mediterraneo del toro’ en el Museo Arqueológico de Córdoba. FOTO: Laura Martín

Estas tres obras dialogarán con un lienzo de Julio RomeroMachaquito como apoteosis del toreo cordobés. Éste representa al torero como una escultura clásica, inspirado en la Victoria alada de Samotracia, al que acompañan en segundo plano los toreros Guerrita y Lagartijo recreando también esculturas clásicas. Todo ello se ambienta en una plaza de La Corredera en la que tiene lugar una corrida de toros.

Esta exposición se ha realizado gracias a la colaboración del Museo de Bellas Artes de Córdoba con el préstamo del cuadro de la Colección Romero de Torres.

Por motivos de alerta sanitaria y dadas las reducidas dimensiones de la sala, el aforo de esta exposición se reduce a dos personas.

Inauguración de 'Julio Romero de Torres y el mito mediterraneo del toro' en el Museo Arqueológico de Córdoba
Inauguración de ‘Julio Romero de Torres y el mito mediterraneo del toro’ en el Museo Arqueológico de Córdoba. FOTO: Laura Martín

A la inauguración de la exposición han asistido: la delegada de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en Córdoba, Cristina Casanueva; la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Córdoba, Marián Aguilar; el alcalde de Cabra, Fernando Priego; el alcalde de Montemayor, Antonio García; y la comisaria de la exposición, María Dolores Baena.

Machaquito como apoteósis del toreo cordobés

Respecto a Machaquito como apoteósis del toreo cordobés, el pintor, Julio Romero de Torres (1874-1930), representó al torero cordobés Machaquito vestido de luces. En el fondo se han representan diferentes monumentos cordobeses. Mientras al fondo, dos referencias a la estatuaria clásica se encarnan en los otros dos califas del toreo cordobés, Lagartijo y Guerrita, y al otro lado se desarrolla una corrida de toros en segundo plano como parte de aquel ritual

El temple de óleo tiene una dimensión de 165 x 104 cm y data del 1901=1925.

Mithras Tauroktonos

La Mithras Tauroktonos es un escultura de mármol blanco, con una longitud de 96 cm. Fue hallada en la Villa romana de la Fuente las Piedras, en Cabra (Córdoba).

Inauguración de 'Julio Romero de Torres y el mito mediterraneo del toro' en el Museo Arqueológico de Córdoba
Inauguración de ‘Julio Romero de Torres y el mito mediterraneo del toro’ en el Museo Arqueológico de Córdoba. FOTO: Laura Martín

La figura representa la Mithras con el atuendo oriental común, al modo persa: pantalones largos ceñidos en los tobillos, túnica corta o chitón, clámide atada al cuello y gorro frigio. El joven somete al toro sujetándolo por el morro mientras hunde la daga en su cuello y gira la cabeza para mirar al Sol. De la sangre purificadora que brota del toro bebe el perro, fiel amigo de Mithras, que guarda el alma. La serpiente a los pies de Mithras produce las plantas y el alacrán devora sus testículos de los que nacen los animales y las personas.

El Museo Arqueológico de Córdoba se adapta en tiempos de Covid-19

Por su parte, la delegada de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en Córdoba, Cristina Casanueva, ha explicado que «desde el Museo Arqueológico se busca establecer un diálogo visual que conecte la tradición mediterránea del sacrificio del toro y las representaciones clásicas con el lienzo de Romero de Torres».

Junto a Mithras se exponen dos bustos clásicos en mármol que se encontraban en almacén; uno de Atleta del siglo I procedente de la calle Ángel de Saavedra de Córdoba, y un retrato del emperador Augusto, también del siglo I, procedente de la antigua Ulía, en Montemayor.

La delegada ha resaltado que debido a la situación actual de emergencia sanitaria y como un paso más en la digitalización de los contenidos del museo, se podrá descargar y ampliar la información de las piezas expuestas a través de códigos QR que darán acceso a las fichas de inventario de las obras y a la hoja de sala.

Fernando González Viñas sobre la exposición

El doctor en Historia y escritor, Fernando González Viñas, ha escrito sobre la exposición:

El toro, signo de vida y resurrección, era sacrificado por el dios Mitra y su sangre alimentaba la tierra: la fertilidad que a través del toro creaba vida con la muerte. Convertido en sacro, reyes y sacerdotes apreciaron su imagen asociándose a ella. Y el símbolo del poder se proyectaba en lo económico: antes de que en la antigua Lidia naciese la moneda, los lingotes de cobre chipriotas, con forma de piel de toro extendida, funcionaban como la moneda común mediterránea.

Lo divino necesita de un ritual, y ha sido el toro bravo el animal intermediador entre hombres y dioses. Su sacrificio permitía a los oferentes elevar la plegaria al dios invocando su protección. Inmoladas sus entrañas, la comunidad consumía su carne en hecatombes –sacrificio de cien toros nos revela esta palabra-, en una comunión que cohesionaba los grupos sociales. No es otra cosa lo que seguimos presenciando en los círculos de arena de las ciudades de Iberia. Hasta llegar a ello, los iberos coronaban las tumbas de los principales con la poderosa imagen de un toro bravo de piedra: el protector, guardián y garante de lo sagrado”.

Javier Sánchez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.