Un total de 108 calles reducen los límites de velocidad a 30 kilómetros por hora

Valenzuela ha manifestado que "Córdoba ha hecho las tareas y es una ciudad perfectamente preparada para la aplicación de la normativa"

0
El alcalde de Córdoba, José María Bellido; la subdelegada del Gobierno en la provincia, Rafaela Valenzuela; el delegado de Movilidad, Miguel Ángel Torrico, y la directora provincial de Tráfico, Piedad Sánchez. Foto: Europa Press

El alcalde de Córdoba, José María Bellido (PP); la subdelegada del Gobierno en la provincia, Rafaela Valenzuela; el delegado de Movilidad, Miguel Ángel Torrico (PP), y la directora provincial de Tráfico, Piedad Sánchez, han presentado este miércoles la nueva campaña sobre la entrada en vigor de la reforma legal que limita a 30 kilómetros por hora la velocidad en calles de un único carril por sentido, que en la capital afecta a 108 vías donde se han cambiado ya 239 señales.

En declaraciones a los periodistas, la subdelegada ha informado de que este martes ha entrado en vigor el decreto que regula la velocidad en las ciudades, que «cada vez tienen que ser espacios más humanos y más habitables», de ahí «la limitación de velocidad en determinadas vías urbanas, sobre todo las que tienen un solo sentido».

Al respecto, ha aseverado que «está demostrado que si se reduce de 50 a 30 kilómetros por hora el impacto sobre el peatón, en caso de que lo haya, es mucho menor, se reduce la siniestralidad y la contaminación por ruido», de manera que «se contribuye a compatibilizar el uso del vehículo, no sólo el convencional, sino que también es de aplicación para las nuevas formas de desplazarse», como los patinetes, que «a veces llevan velocidades considerables».

En este caso, Valenzuela ha manifestado que «Córdoba ha hecho las tareas y es una ciudad perfectamente preparada para la aplicación de la normativa», a lo que ha agregado que «están muy contentas las asociaciones de víctimas de los accidentes de tráfico» ante esta medida.

Mientras, el alcalde ha valorado que «la capital tiene ya un recorrido histórico de muchos gobiernos y corporaciones que han tomado medidas para tener una movilidad más sostenible y una ciudad más habitable».

Entretanto, ha mencionado que «la ciudad cuenta con un casco histórico de los más grandes de toda Europa y en él hay muchas medidas implantadas, como las zonas Acire, muchas calles de plataforma única donde ya había limitaciones de velocidad y muchas zonas donde la limitación ya estaba a 30 kilómetros por hora».

Además, ha citado que «durante el confinamiento de 2020 se llegaron a peatonalizar excepcionalmente muchas avenidas y calles durante días enteros, especialmente los fines de semana para salir a pasear y posteriormente se tomó la iniciativa de implantar las ciclocalles».

Por tanto, «ahora se da un paso más que viene de forma natural, para seguir construyendo una ciudad más sostenible, más habitable y más cómoda, donde también sea más fácil la convivencia entre los distintos tipos de movilidad, donde la bicicleta tenga un peso importante, donde los vehículos de movilidad personal tengan un peso importante y puedan convivir con más seguridad con los vehículos a motor», ha enfatizado.

Y es que, según ha subrayado, «a menos velocidad de paso, más facilidad de convivencia con los vehículos que también son menos contaminantes», por lo que «se cumple con todo el cambio de la señalética», a la vez que «se refuerzan otras medidas, fundamentalmente en las ciclocalles, renovando la señalización tanto horizontal como vertical y se complementa con medidas como los semáforos que se ponen en rojo para evitar que se salten las limitaciones de velocidad», entre otras, como los diez radares disuasorios ya instalados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here