Una de cada tres familias andaluzas vive en situación de riesgo de pobreza en España

Los colectivos más afectados en Andalucía son los hombre, las personas desempleada o los menores de 18

Loyola

La Universidad Loyola, con la colaboración de Cáritas Andalucía, ha celebrado hoy una jornada dedicada a la reflexión sobre la desigualdad y la pobreza en España y en Andalucía. El encuentro ha sido inaugurado por Jaime Oraá Oraá, presidente de la Fundación Universidad Loyola Andalucía y la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo; y por Mariano Pérez de Ayala, presidente de Cáritas Andalucía. 

Jaime Oraá Oraá ha subrayado el compromiso de la Universidad Loyola con la sociedad andaluza. “Desde Loyola debemos ser un agente más en el desarrollo económico, social y humano de Andalucía y contribuir a la solución de los problemas que presenta la sociedad andaluza desde la investigación y la formación de los profesionales del futuro como agentes de transformación”. 

Por su parte, Mariano Pérez de Ayala ha destacado que “uno de los fines de Cáritas es el estudio de la realidad social que afecta a los colectivos vulnerables”. Ha agradecido a la Universidad Loyola la oportunidad de participar en esta jornada esperando que “estas mesas redondas nos acerquen a la realidad de muchas familias que viven en riesgo de exclusión y nos de las claves para combatir la desigualdad”.

La desigualdad es un problema estructural en la sociedad española

Durante la primera mesa redonda ‘Desigualdad y riesgo de pobreza en España’, Lucía Gorjón, de ISEAK, centro de investigación y transferencia económica y social, ha explicado que el 33,27% de la población andaluza y el 33,28% de la población extremeña viven en riesgo de pobreza. “Los colectivos más afectados por la pobreza extrema en Andalucía son los hombres, las personas desempleadas, los menores de 18, los hogares grandes y monoparentales y las personas con escasa formación académica”.

 “España es un país con una desigualdad estructural desde hace décadas, lo que provoca que en épocas de crisis la desigualdad y la pobreza aumentan considerablemente, y en épocas de crecimiento económico disminuyan muy lentamente”, ha analizado, por su parte, Raúl Flores, de la Fundación FOESSA y coordinador del equipo de estudios de Cáritas España. Esta mesa redonda estuvo moderada por Pedro Caldentey, vicepresidente de la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo de la Universidad Loyola, quien ha recordado que “la Fundación ETEA – Instituto de Desarrollo ha realizado más de 200 intervenciones en más de 20 países, durante más de 30 años”.

Lucía Gorjón también ha analizado el impacto del Ingreso Mínimo Vital (IMV) en Andalucía, donde más de 240 mil hogares andaluces son potencialmente beneficiarios del IMV y solo lo reciben unos 157 mil. “Esta brecha se debe fundamentalmente porque el 56% de la población que lo necesita no conoce la prestación y el 25% sí la conoce, pero no saben cómo pedirla”.

Entre las medidas que ha propuesto destacan la interoperabilidad de bases de datos administrativos e incorporación de todas las personas al sistema, la búsqueda activa de los potenciales perceptores del IMV, la agilización de los trámites y el impulso de campañas de formación.

La segunda y última mesa redonda ‘La desigualdad en Andalucía’, ha estado moderada por María del Carmen López, profesora del Dpto. de Economía de la Universidad Loyola, y ha contado con la participación de Auxiliadora González, de la Universidad Pablo de Olavide; Rocío Vela, del Instituto de Investigación en Políticas para la Transformación Social de la Universidad Loyola, y Sonia Díaz, del Observatorio Desigualdad en Andalucía/Oxfam Intermón.