Verano Sanitario en Atención Primaria: Expectativa, datos y cifras

El Sindicato Médico denuncia la falta de profesionales en verano

Sindicato Médico

Hace tan sólo unos días, denunciamos que el verano no ha hecho más que empezar y ya se han producido las primeras incidencias de relevancia. Hoy queremos aportar un análisis más profundo, con cifras y un análisis de las causas de la situación actual en Atención Primaria.

La conjunción de falta de estabilidad laboral, escasa realización profesional y bajos salarios, crea una suerte de “triángulo de las Bermudas” sanitario donde “misteriosamente” perdemos médicos, que acaban en vasos comunicantes al sector privado y sobre todo al extranjero. El perfil es el de un médico joven, con una excelente formación no sólo en aspectos relacionados con la medicina, sino también en idiomas. Es muy grave que perdamos facultativos a los que les quedan muchos años de carrera profesional por delante. Los médicos españoles se encuentran entre los peores pagados de Europa, y en Andalucía ni siquiera hemos alcanzado la equiparación salarial a la media nacional. No obstante, y aunque los aspectos retributivos tienen su peso, creemos que la falta de realización profesional y la estabilidad laboral son los aspectos que más empujan a nuestros jóvenes a emigrar: no dejarte la salud en el trabajo y tener estabilidad ¡¡¡te permite tener un proyecto de vida!!!

Este triángulo maldito tiene vertientes y aristas tanto autonómicas como nacionales, y se ha gestado por partidos de diverso color político. En el más corto plazo, podemos afirmar que el plan de verano de la Junta de Andalucía no es más que humo: oferta de 18.000 puestos de los cuales 1300 van a ser para médicos. Como todos los años, varios de esos contratos quedarán desiertos por el maldito triángulo.

La situación en los Centros de Salud se va agravando cada año. Con los datos demográficos en mano y sin tener en cuenta otras causas como la fuga de talento al extranjero, perdemos en Andalucía unos 250 médicos al año sólo por las jubilaciones. El déficit (es vox populi) se ceba especialmente con los médico Especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria. Luego está lo de la consulta de
“acogida” ¿qué acogida? Preferimos dejar de lado los neorromanticismos ¡los pacientes han sido acogidos siempre! El sentido de esta consulta sería el de hacer de clasificación/priorización de motivos/situaciones de consulta (insistimos, motivos de consulta, el diagnóstico de patología médica es competencia exclusiva del médico) para poder diferenciar situaciones de riesgo vital, situaciones sin riesgos vital pero que no se pueden ser demoradas, y situaciones sin riesgo vital que pueden demorarse o incluso resolverse con consejo sanitario. Nos tememos que la realidad (como se está demostrando) es otra muy distinta: la creación de agendas
paralelas con las que maquillar/falsear cifras. Así pueden decirnos que la agenda de un médico de un Centro de Salud es de 40-45 pacientes (lo cual ya es muy superior a la media Europea) cuando en realidad se están viendo 60-65 pacientes en un turno
de 7 horas.

Dentro de este “triángulo de las Bermudas maldito” tenemos subtriángulos, los denominados “puntos de difícil cobertura”. Basta con citar que en Palma del Río se ha quedado sin cubrir una vacante, que al menos es un contrato estable. Ni la administración anterior ni la actual están tomando medidas de calado para atraer profesionales a estos puntos. Podemos citar también como ejemplo la zona de Lucena. Se trata de la zona al Sur de Córdoba, junto con Cabra, con mayor número de población. A 7 de Junio de 2022 la demora para una cita presencial en Centro de Salud en esta Zona Básica era de 6-14 días: por mucho que las autoridades sanitarias maquillen las cifras, la población conoce de primera mano lo que está sucediendo. El efecto rebosadero hacia las urgencias de Atención Primaria hace que durante una guardia sean atendidos una media de 100-106 pacientes / médico (estos datos son similares a otros puntos de alta frecuentación como los Servicios de Urgencias de Atención Primaria de la capital). Esto se combina con turnos de trabajo mensuales de 250-300 horas/médico en no pocas ocasiones y como hemos dicho en otras ocasiones nos parece una forma de esclavitud impropia del siglo XXI así como un problema de seguridad clínica hacia el paciente y un atentado contra la salud de los profesionales que no vamos a consentir (estamos dispuestos a iniciar las pertinentes medidas legales/judiciales contra estos abusivos turnos de trabajo). A nosotros no nos gustaría ser el paciente número 100 de una guardia en un profesional que ese mes lleve más de 200-220 horas trabajadas.

Con estas condiciones de trabajo, el índice de rotación de profesionales es alto, y con frecuencia un profesional decide rescindir un contrato precario cuando su salud está en juego. Además estamos alcanzando porcentajes de médicos sin formación MIR (o equivalente) de un 30-35% en varios puntos de la provincia (es decir, el nivel formativo no está acreditado por un sistema de Formación Especializada). Por último insistimos en solicitar, para acabar con un agravio comparativo de décadas, que tanto los profesionales de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria así como los pediatras, tengan acceso a los módulos de atención
continuada en su puesto de trabajo.