Y ahora… ¿qué pasa con el perro?

Se puede pasear al perro, siempre que sea de forma individual y con responsabilidad social y sentido común

0
Paseando al perro. Foto: Rafa Alcaide
Paseando al perro. Foto: Rafa Alcaide

Desde que la OMS definiera el pasado día 11 el brote de coronavirus Covid-19 como una pandemia, y de que el presidente del Gobierno dos días más tarde declarase el estado de alarma en todo el territorio español, se ha despertado entre los ciudadanos un sinfín de preguntas sobre cómo actuar en esta cuarentena flexible. Son muchas las personas que se han planteado tanto si su mascota puede transmitir la enfermedad como si pueden salir a pasear al perro.

Paseando al perro. Foto: Rafa Alcaide
Paseando al perro. Foto: Rafa Alcaide

Con motivo de frenar la expansión del nuevo coronavirus es crucial limitar el contacto con otras personas y no salir de casa salvo en caso de extrema necesidad. Aunque no se especifique directamente en el decreto de alarma, el presidente del Gobierno lo puso en su discurso como ejemplo de necesidad, siempre y que se pasee al animal individualmente y con sentido común y responsabilidad ciudadana.

La Dirección General de Derechos de los Animales ha compartido en su Twitter unas pautas de actuación durante el estado de alarma. Pasear a los perros es una acción permitida cuando sean paseos cortos para cubrir necesidades fisiológicas del animal, sin contacto con otros animales ni transeúntes y que se prioricen los horarios de menor afluencia.

Michael Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, aclaró en una rueda de prensa que los animales no están asociados con la transmisión de la enfermedad, es decir, ni pueden contagiarse ni propagar el Covid-19. Ante esto, la Real Sociedad Canina de España (RSCE) ha pedido que se dejen de poner mascarillas a los animales, ya que no sirven como medida de protección y los ponen más nerviosos.

En el caso de que el dueño de una mascota resulte positivo por Covid-19, la RSCE recomienda dejar a los animales con una persona sana y tomar una serie de precauciones como usar nuevos comederos y bebederos y desinfectar la correa y los materiales que hayan estado en contacto con el enfermo, ya que los animales pueden ser portadores pasivos de partículas virales.

La piel, la nariz, las patas, el pelo… Pueden entrar en contacto con una persona enferma y, por tanto, el animal portaría la enfermedad. Si una persona sana toca al animal y no se lava las manos tras hacerlo, puede llegar a infectarse y propagar el virus.

Lucía Montilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here
Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.